fbpx

El éxodo de California se acentúa

Tras la pandemia, ha aumentado la huida del 'estado dorado', y ha caído la incidencia de la migración hacia el estado.

Tras la pandemia, el éxodo de California se acelera. Aumenta la población que decide irse a otros estados, y se reduce la que procede de fuera para instalarse allí. Ocurre lo contrario con los estados que ya eran atractivos antes del covid: Florida, Texas o Carolina del Norte.

El Banco de la Reserva Federal de Chicago ha publicado un informe sobre los movimientos dentro del país. Está basado en los datos que ofrece la empresa de mudanzas United Van Lines, que según la institución son los más actualizados en comparación con otras fuentes. De hecho, tiene datos actualizados del año 2021, lo que permite observar cuál ha sido el comportamiento de las migraciones internas desde el estallido del covid. También le permite ver si mantiene las tendencias que había antes, o no.

La gran renuncia y el teletrabajo

Antes del covid se había observado que el ritmo al que cambian de estado los americanos iba reduciéndose. Eso ya no es así. El covid ha acelerado el teletrabajo, y éste permite a los trabajadores desvincular su casa del lugar de trabajo. El aumento del teletrabajo explica uno de los cambios sociales que se están produciendo: los trabajadores abandonan las grandes ciudades. Mantienen los sueldos de allí, y se van a condados y poblaciones con menos estrés y mayor calidad de vida.

A eso se suma 'la gran renuncia': 30 millones de trabajadores han abandonado su puesto de trabajo en busca de mejores condiciones. Es un comportamiento racional, ya que quienes han cambiado de trabajo han mejorado su sueldo más que quienes se han mantenido en él. La gran renuncia puede estar vinculada a la otra tendencia social: las migraciones entre los estados, que también se han acelerado.

Sangría demográfica en California

Los datos de United Van Lines muestran, sobre todo, los movimientos de familias enteras, más que los de profesionales solteros o estudiantes. El Banco de la Reserva Federal de Chicago ha comparado los movimientos entre 2018 y 2019, antes de la pandemia, con los de 2020 y 2021.

Así, se observa que la principal corriente migratoria es de California a Texas. Eso no ha cambiado con la pandemia. Lo que sí ha cambiado es que el número de personas que se ha movido de Texas a California, que era la tercera tendencia migratoria antes del covid, ahora pasa a ser la séptima. El atractivo de California se ha desplomado. Lo mismo ocurre con quienes iban de Virginia a California: después del covid ese movimiento se ha reducido mucho.

Las principales corrientes son de California a otros estados. La número uno es de California a Texas, pero la 2 es del mismo estado a Washington, la tercera a Florida, y la quinta a Virginia. Otra de las corrientes migratorias fuertes, y que se ha acelerado tras la pandemia, es la de los neoyorkinos que se van a vivir a Florida.

Las tendencias se aceleran

Otra forma de verlo, y que además permite hacer comparaciones entre estados, es ver el peso relativo de las corrientes hacia un estado y desde ese estado. Por ejemplo, antes de la pandemia, el 56,3% de las migraciones que se corresponden con el Estado eran para instalarse en él procedentes de otros estados. Y el 43% era en el sentido opuesto: hacia fuera. Tras el covid, esos dos porcentajes se han igualado (51,4-48,6%).

El desgaste demográfico de los estados más progresistas se acelera. Es el caso de California: el éxodo era el 56,2% de sus movimientos migratorios, y tras el covid es el 59,4. Los estados que ya recibían población de otra parte de los Estados Unidos, como son Florida, Texas o Carolina del Norte, crecen en inmigración del resto del país tras la pandemia.