fbpx

Tres de cada cuatro compradores recientes de vivienda se arrepienten

La tasa de propietarios viene subiendo desde 2016, pero ahora está en riesgo por la inflación y los tipos de interés.

El 72% de quienes compraron una vivienda en 2021 o 2022 se arrepiente de su decisión, según un reciente estudio realizado por Anytime Estimate. Esto no quiere decir necesariamente que no estén contentos con la compra que han hecho. Sólo de cada cinco, el 22%, se mostró descontento con la operación, y apenas uno de cada tres cree que pagó demasiado. Pero hay más cuestiones en juego, como los temores por la subida de los tipos de interés, el valor futuro de la vivienda o la marcha en general de la economía. En este punto, merece la pena recordar que el 12% de los americanos perdió ingresos en julio. 

El precio medio de las viviendas de quienes compran por vez primera es actualmente de 510.000 dólares, un 13% más de lo que pagan compradores que ya habían adquirido una vivienda en el pasado (450.000). 

Condiciones difíciles

Según concluye el informe, los compradores recientes “no se beneficiaron del incremento del valor de la vivienda, pero estaban dispuestos a gastar más" en su compra. Estos individuos se enfrentan a un panorama poco alentador. La oferta de vivienda ha caído y los precios de las viviendas, tras décadas de tipos de interés bajos, son muy altos. Sin embargo, el miedo a la inflación obliga a la Reserva Federal a subir los tipos, lo que tiene un doble efecto en los dueños de viviendas con hipotecas: aumenta el coste de las hipotecas y hace que el valor presente de la casa sea más bajo. 

Renuncias para poder comprar

Aún así, el deseo de los americanos por comprar una casa persiste, aunque les fuerza a hacer compromisos: no compran la vivienda de sus sueños o tienen que hacer frente a un precio mayor del esperado. 

A la pregunta de “cómo ha afectado el mercado de la vivienda a su experiencia de compra”, el 40% ha dicho que se ha beneficiado de los bajos tipos de interés. Otras respuestas precisan cómo se han tenido que adaptar a circunstancias no deseadas. Así, el 38% dice que ha tenido que aumentar lo que tenían pensado pagar, el 36% reconoce que ha tenido que deshacer posiciones en otros instrumentos de ahorro para poder comprar la casa, y otro 36% dice que ha tenido que ampliar la zona en la que estaba buscando casa. 

A eso se suma un 27% que se ha visto obligado a comprar una casa más pequeña, y un 25% que sólo ha podido comprar su vivienda después de verse obligado a retrasar su decisión. 

El 70% de las compras realizadas desde 2021 corrió a cargo de nuevos compradores. De ellos, dos tercios, el 66%, fueron millennials

La casa es uno de los símbolos del sueño americano. Dos de cada tres americanos (un 65,8%) es dueño de su vivienda. Desde 2016, la tasa de propiedad ha estado subiendo de forma consistente.

Ahora, ese deseo de los americanos está en riesgo. La caída en la compraventa de viviendas no tiene antecedentes. Y al 62% le preocupa no poder pagar la vivienda.