fbpx

La larga mano del chavismo en EEUU

Los jerarcas bolivarianos han lavado ingentes cantidades de dinero en el 'odiado Imperio'.

El chavismo ha lavado ingentes cantidades de dinero en Estados Unidos. Las sanciones aplicadas desde el 2015 por el Departamento de Estado y por el Departamento del Tesoro norteamericanos contuvieron de alguna manera la voracidad de los bolichicos, colaboradores, testaferros y funcionarios de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro que eligieron el supuestamente odiado Imperio para colocar sus exacciones. La decisión de la Administración Biden de levantar algunas de esas sanciones fue objeto de honda preocupación... y acogida con alivio por los cleptócratas bolivarianos.

Washington no sólo ha flexibilizado las sanciones relacionadas con el sector petrolero venezolano, sino que ha levantado las que la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro impuso a Carlos Erik Malpica Flores, sobrino de Cilia Flores —esposa de Maduro— , en julio de 2017, por posibles hechos de corrupción.

Maduro cuenta con simpatizantes en los Estados Unidos que se encargan de romantizar su gestión y de distorsionar lo que sucede en Venezuela. “Hay un sector importante del Partido Demócrata, comandado por dirigentes de izquierda, que aún blanquea la imagen del régimen”, afirma Miguel Henrique Otero, periodista y presidente del diario venezolano El Nacional.

Otero sostiene que el 40% de la cocaína que se comercializa en el mundo proviene de Venezuela y que en ese tráfico ilegal estaría implicado el Cártel de los Soles, organización criminal con ramificaciones en el propio Gobierno madurista y en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. En 2020 el Departamento de Estado ofreció 15 millones de dólares a quien diera información que condujera a la detención del propio Nicolás Maduro y 10 millones a quien hiciera lo propio sobre quien muchos dicen es el auténtico hombre fuerte del país caribeño, Diosdado Cabello, por su supuesta implicación en actividades narcoterroristas y de lavado de dinero. En este punto, conviene recordar el caso de los dos sobrinos de Cilia Flores condenados a 18 años de prisión en EEUU por ingresar en el país 800 kilos de cocaína.

Pelotazos cambiarios

Otero detalla que los primeros bolivarianos en enriquecerse desaforadamente lo hicieron aprovechándose de las políticas cambiarias que diseñó un ministro de Planificación de Hugo Chávez, Jorge Giordani: “Venezuela drenó miles de millones de dólares a través de la política cambiaria, utilizando los recursos de PDVSA [compañía petrolera de titularidad estatal], y discrecionalmente se asignaban las operaciones de cambio a algunas personas que se ganaban unos diferenciales extraordinarios. También la banca internacional se benefició de eso”. El veterano periodista añade que numerosos contratos del Estado venezolano no se hacían por licitación sino por emergencia, “para darles una pincelada de legalidad”, en operaciones en las que se habrían inflado los precios reales de manera exponencial.

El ex militar José Antonio Colina, presidente de la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), asegura que los chavistas eligieron al principio los Estados Unidos para blanquear dinero por las facilidades que encontraban para abrir cuentas bancarias y registrar empresas. Con el tiempo las cosas habrían cambiado gracias a la presión ejercida por el exilio, que condujo a que las autoridades estadounidenses hicieran investigaciones exhaustivas de las grandes fortunas que se iban instalando en el país, “principalmente en Miami y Houston”.

Por otra parte, y a través de Veppex, Colina ha denunciado numerosos casos de violaciones de los derechos humanos, logrando —junto a otros exiliados venezolanos y a congresistas cubanoamericanos— que se aplicaran sanciones a ciertos funcionarios chavistas.

Colina opina que los verdaderos dueños de las grandes fortunas venezolanas que se habrían blanqueado en EEUU son los jerarcas más conocidos del chavismo: “El día que la Justicia de los Estados Unidos agarre a Nicolás Maduro o Tarek El Aisami [ministro del Petróleo], no los van a soltar”. También menciona al número 2  del chavismo, Diosdado Cabello, sobre quien pesan acusaciones que lo relacionan con  Cártel de lo Soles; al Pollo Carvajal, quien fuera director de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, y a Alex Saab, señalado de ser testaferro de Maduro y acusado por la Fiscalía estadounidense de pagar sobornos para desviar 350 millones de dólares mediante contratos del Estado destinados a construir viviendas. Da un nombre más Colina: Raúl Gorrín, abogado y empresario a quien en 2018 la Justicia de Estados Unidos confiscó propiedades por presunto lavado de dinero que obtenía a través del otorgamiento de divisas preferenciales de Venezuela. Las propiedades estarían valoradas en unos  80 millones de dólares.

El alcalde de Caracas en el exilio Antonio Ledezma cree que “todas las maromas que hizo Chávez en vida y ahora Maduro para tratar de influir el ánimo de parlamentarios norteamericanos, o para tratar de aproximarse a la Casa Blanca o al Departamento de Estado, han sido infructuosas, más allá del parpadeo que a veces una y otra Administración hacen, por ejemplo, al mandar a una comisión a hablar con Maduro”. Ledezma celebra que la Administración Trump ofreciera una recompensa por la captura de Maduro por sus posibles vínculos con el narcotráfico, y que en este asunto Biden no haya querido corregir a su predecesor.

“Es un éxito de la lucha de los venezolanos que se preserve el reconocimiento del Gobierno de Estados Unidos a la causa por la libertad de Venezuela y que, de una u otra manera, haya un desconocimiento hacia el régimen de Maduro, calificado de ilegitimo”, comenta Ledezma, quien asegura que, “más allá de una que otra escaramuza”, tanto republicanos como demócratas mantienen el respaldo a la causa por la liberación de su país.