fbpx

Casi 9.000 inmigrantes fueron enviados por Abbott en autobuses a Nueva York y Washington

El gobernador de Texas invitó a los alcaldes progresistas a visitar el estado, pero estos no aceptaron ir y se negaron "a reconocer la magnitud del problema”.

El estado de Texas ha transportado en autobuses a casi 9.000 inmigrantes a Nueva York y Washington en los últimos meses por orden del gobernador Greg Abbott en señal de protesta contra las políticas de inmigración del gobierno de Joe Biden. Así lo ha reflejado el gobernador del estado de la estrella solitaria, Greg Abbott, en su último comunicado.

El gobernador Abbott ofreció un balance de la crisis migratoria: "Texas también ha transportado en autobús a más de 7.400 migrantes a la capital de nuestro país desde abril y a más de 1.500 migrantes a la ciudad de Nueva York desde el 5 de agosto. La misión de transporte en autobús está proporcionando un alivio muy necesario a nuestras abrumadas comunidades fronterizas"

Solidaridad de Washington D.C. y Nueva York: "Todo palabrería"

El comunicado también informa de que gobernador Abbott lamentó en Fox News “la hipocresía del alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, al quejarse de la llegada de migrantes en autobús desde Texas a su ciudad santuario”. El gobernador invitó al alcalde Adams y a la alcaldesa de Washington, DC, Muriel Bowser a la frontera tejana. El objetivo era mostrarles la crisis migratoria "de primera mano”. Pero los alcaldes no aceptaron la invitación y se negaron "a reconocer la magnitud del problema”, según Abbott. El gobernante local además expresó : "Eric Adams es todo palabrería cuando se trata de abrir las fronteras".

Abbot es tajante al referirse a la situación migratoria: "Este no es un problema de Texas; es un problema estadounidense causado por el presidente". Y añade: "Necesitamos que más estadounidenses pidan al presidente que respete su juramento del cargo y haga cumplir las leyes de inmigración de los Estados Unidos".

La amenaza de la droga

El comunicado del gobernador de Texas explica que en la lucha contra el fentanilo, las fuerzas de seguridad han incautado más de 335,5 millones de dosis letales durante esta misión fronteriza. “La Operación Lone Star sigue llenando los peligrosos vacíos dejados por la negativa de la Administración Biden a asegurar la frontera. Cada individuo que es aprehendido o arrestado y cada onza de droga incautada habrían llegado a las comunidades de Texas y de la nación debido a las políticas de frontera abierta del Presidente Biden”.

Desde la puesta en marcha de la Operación Lone Star, el esfuerzo de varias agencias ha llevado a más de 297.200 aprehensiones de migrantes y más de 19.000 arrestos criminales, con más de 16.400 cargos por delitos graves reportados, según la información oficial de la gobernación.