Joe Biden es el villano gruñón que dejó la Navidad mucho más cara

Un nuevo reportaje de CBS muestra que los americanos están gastando $11.400 dólares adicionales al año, sólo para cubrir las necesidades básicas.

La temporada navideña tiene por objeto ser un tiempo de relajamiento para pasarlo con nuestros seres queridos. Celebramos nuestras bendiciones como americanos, rodeados de familiares y amigos.

Pero para los hogares de clase media de todo el país, esas bendiciones se han vuelto casi imposibles de costear. La “Bidenomía” está causando estragos en los presupuestos familiares, en un momento en el que cada dólar cuenta, y está exponiendo el fracaso de las políticas económicas de la actual administración. ¡Qué mal está eso!

Este año, los americanos nos enfrentamos con uno de los Días de Acción de Gracias más caros jamás registrados, solo superado por 2022. Según la encuesta anual de Acción de Gracias de la American Farm Bureau, el costo de una comida de Acción de Gracias aumentó 25 por ciento con respecto a los precios de 2019. El pavo, que es el centro de la celebración, costó casi 32 por ciento más que en 2019, y el precio de otros productos básicos de la temporada también se disparó: los panecillos aumentaron 54 por ciento, el relleno 41 por ciento, la mezcla de pastel de calabaza 34 por ciento y las habichuelas verdes 32 por ciento.

Es más, el 58 por ciento de los americanos no tuvo más remedio que acumular alguna deuda de tarjetas de crédito, para poder cubrir los costos de las comidas de Acción de Gracias. La inseguridad alimentaria ha aumentado en más del 45 por ciento desde agosto de 2021 y los bancos de alimentos han venido siendo empujados al límite, reconociendo algunos que están viendo la "peor tasa de hambre" en años.

Sin embargo, Joe Biden no podría estar más fuera de contacto con la realidad. Pasó el Día de Acción de Gracias en Nantucket, donde el precio promedio de una vivienda es de cinco millones de dólares, en la lujosa casa de uno de sus donantes multimillonarios. Está tan desconectado de la difícil situación cotidiana de los americanos que continúa alardeando de los efectos de la “Bidenomía”, como si los americanos no sintieran todos los días el dolor del aumento de los precios.

Desafortunadamente, más informes están mostrando que la situación sólo puede empeorar a partir de ahora. El Índice Anual de Precios Navideños del PNC Bank, que mide el costo de la docena de regalos descritos en los “Doce Días de Navidad,” acaba de alcanzar un máximo histórico, saltando otro 2,7 por ciento después de un aumento del 10,5 por ciento el año pasado. El costo de un árbol de Navidad es 10 por ciento más alto que hace un año, y más de uno de cada tres americanos tiene que abstenerse de dar regalos de Navidad, debido a preocupaciones sobre la inflación. Y con los precios más altos de los vuelos, la gasolina y los hoteles, las personas están teniendo que gastar más, solo para poder reunirse con sus familias.

Se podría decir que el derribo del Árbol Nacional de Navidad este año fue simbólico. Los americanos merecen algo mejor en esta temporada navideña, pero literalmente están pagando el precio del “estímulo” de 1,9 trillones de dólares de Biden a partir de 2021, y si no fuera por los republicanos de la Cámara de Representantes, también estarían pagando el gasto excesivo de 6,9 trillones de dólares del presupuesto que Biden impulsó a principios de este año.

A medida que los americanos se acercan al año nuevo, se les recuerda a diario que Joe Biden ha hecho que sea casi imposible mantener el nivel de vida que conocían antes de que él asumiera el cargo. Un nuevo reportaje de CBS muestra que los americanos están gastando $11.400 dólares adicionales al año, sólo para cubrir las necesidades básicas. Y están haciendo grandes esfuerzos para pagar sus deudas, ahorrar para la jubilación y pagar el alquiler. Esa es la verdadera “Bidenomía”.

Por más que Biden intente salvar las apariencias con las paradas por todo el país de su falsa “Gira para Quebrar a los Estados Unidos”, no podrá convencer a la gente de que su realidad cotidiana es errónea. Joe Biden es el villano gruñón que encareció demasiado la Navidad, y cuando los americanos acudan a las urnas el próximo mes de noviembre, votarán con sus billeteras.