Las encuestas muestran que Biden pierde en estados clave, por lo que no sorprende que sus aliados demócratas quieran manipular el entorno electoral en los próximos meses.

Entre los muchos temas que los votantes estarán debatiendo antes de noviembre, hay un punto en el que todos podemos estar de acuerdo: los estadounidenses merecen elecciones transparentes y los votantes deberían poder emitir su voto con confianza.

Desafortunadamente, a pesar de las negaciones de los resultados electorales por parte de destacados demócratas, el Partido Demócrata ha disipado las preocupaciones sobre la integridad electoral y, al mismo tiempo, lanza ataques contra elecciones libres y justas en estados de todo el país. Los republicanos están trabajando horas extras para detenerlos.

Como Presidente del Comité Nacional Republicano (RNC), uno de mis principales objetivos es garantizar una operación sólida de integridad electoral antes de noviembre. En mi función anterior como Consejero General del RNC, dirigí el desarrollo de un Departamento de Integridad Electoral, el primero de su tipo, que anteriormente estaba prohibido debido a un Decreto de Consentimiento de hace 40 años, presentado por los demócratas, que impedía nuestra participación en actividades de integridad electoral.

En 2020, los demócratas aprovecharon la pandemia de COVID para intentar cambiar las reglas del juego en el último minuto, hasta el día de las elecciones. Eso no volverá a suceder.

El RNC se unió a la campaña de Trump para anunciar el objetivo de desplegar 100.000 voluntarios y abogados para garantizar la transparencia y la equidad en las urnas.

Este ciclo electoral, nuestro Departamento de Integridad Electoral ha participado en más de 80 demandas de integridad electoral en más de 25 estados. La semana pasada, el RNC se unió al Partido Republicano de Pensilvania para detener los esfuerzos de los demócratas por contar los votos por correo emitidos ilegalmente. Al mismo tiempo, estamos luchando contra los intentos de los demócratas de Wisconsin de utilizar buzones después de que la Corte Suprema del estado los considerara ilegales hace apenas dos años. También este mes, intervinimos para detener la aceptación ilegal de boletas por correo por parte de los funcionarios electorales de Nevada, hasta cuatro días después del Election Day.

Hemos logrado victorias críticas en estados como Nueva York para impedir que los no ciudadanos votaran y como en Colorado, para detener los intentos de la izquierda de mantener al expresidente Trump fuera de las boletas electorales, pero los litigios son sólo una pieza del rompecabezas que tiene como fin garantizar, antes de noviembre, que tendremos elecciones seguras.

Recientemente, el RNC se unió a la campaña de Trump para anunciar nuestro objetivo de desplegar 100.000 voluntarios y abogados que buscarán garantizar la transparencia y la equidad en las urnas. El Comité Nacional Republicano ya cuenta con abogados y miembros del personal de Integridad Electoral sobre el terreno en estados clave, y, el día de las elecciones, los observadores electorales republicanos mirarán el proceso e informarán de cualquier irregularidad que surja cuando se emita o cuente un voto. En caso de una irregularidad o problema, los abogados del RNC y los abogados voluntarios brindarán servicios de respuesta rápida para resolver el problema, utilizando un protocolo de acción sofisticado y comprobado.

Todos debemos ponernos manos a la obra para garantizar elecciones libres y justas en noviembre.

Encuesta tras encuesta se está demostrando que Joe Biden está perdiendo en todos los temas, desde la economía hasta la frontera, y los estadounidenses se sienten peor ahora que con el Presidente Trump. Las encuestas muestran que Biden pierde en estados clave, entre ellos Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Carolina del Norte, Pensilvania y Wisconsin, por lo que no sorprende que sus aliados demócratas quieran manipular el entorno electoral en los próximos meses.

Nuestros esfuerzos son proactivos porque los demócratas están tratando de cambiar las reglas del juego ahora mismo. No sólo estamos respondiendo: nos estamos adelantando a ellos y estamos luchando contra sus intentos de socavar las leyes de integridad electoral de sentido común en todo el país.

Todos debemos ponernos manos a la obra para garantizar elecciones libres y justas en noviembre. Les animo a que se unan a nosotros en ProtectTheVote.com.