Algunos profesores de Rutgers han hecho recientemente un llamamiento al genocidio de los judíos.

"Irán, nos enorgulleces" y "Yemen, Yemen nos enorgullece, da la vuelta a otro barco", eran algunos de los cánticos de los estudiantes universitarios pro-Hamás y los activistas a sueldo que los organizaron en los campus de Estados Unidos. Declararon una intifada estudiantil, llevaron a cabo un "Día de la Rabia" inspirado por Hamás, se inclinaron ante Alá y pidieron "Muerte a Israel" y "Muerte a America".

Mientras tanto, Irán y los portavoces de su régimen islamista prestaban una atención extrema. Según el profesor de la Universidad de Teherán Foad Izadi, educado en Estados Unidos y considerado uno de los principales expertos iraníes en Estados Unidos y portavoz del régimen iraní:

"...las manifestaciones [en los campus estadounidenses] son importantes. Lo que deberíamos hacer en la República Islámica es... Estamos observando las manifestaciones, y nos gusta lo que vemos, pero no debe terminar con esto... Estos manifestantes son nuestro pueblo y apoyarán a Irán en una confrontación Irán-Estados Unidos; Irán puede repetir en Estados Unidos lo que hizo en Líbano pero a mayor escala porque los grupos 'al estilo de Hezbolá' en Estados Unidos son 'mucho más grandes' que en Líbano".

Izadi se educó en la Universidad de Houston y se doctoró en la Universidad Estatal de Luisiana antes de regresar a Irán. En Occidente, se hace pasar falsamente por activista por la paz, como miembro de la junta directiva de la organización radical World Beyond War, que se autodenomina "movimiento global para acabar con todas las guerras".

Izadi instó al Gobierno iraní a comprometerse "a nivel operativo" con estudiantes manifestantes en EE.UU. para tratar de "reclutar conexiones y construir redes" entre ellos, y añadió

"Personalmente, creo que el potencial para repetir en Estados Unidos lo que Irán hizo en Líbano es mucho mayor. Nuestros grupos del estilo de Hizbullah en Estados Unidos son mucho mayores que los que tenemos en Líbano. Estados Unidos es el Gran Satán y nuestro enemigo, pero tenemos esperanza en estas áreas."

Hezbolá en Líbano también está prestando mucha atención. En una entrevista del 3 de mayo, el vice secretario general de Hezbolá, el jeque Naim Qassem, elogió las protestas a favor de Hamás en las universidades estadounidenses.

"Lo apreciamos y valoramos mucho. Quizá en el futuro haya cooperación entre los jóvenes del mundo: en Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania y todos los activistas. Las [protestas en los campus] son importantes, especialmente porque tendrán un impacto en las elecciones estadounidenses. Tendrán un impacto en la posición estadounidense. Aunque Biden diga que esto no le influirá, lo hará, le guste o no. Le veremos tomar medidas debido a la influencia de los manifestantes sobre él".

Qassem -que parecía casi desconcertado por el afán de los estudiantes de los campus estadounidenses de unirse a Hamás en su llamamiento al genocidio de los judíos- se mostró esperanzado sobre la capacidad de los estudiantes de Estados Unidos para ayudar a Hezbolá a destruir Israel poniendo a Estados Unidos en contra de su aliado.

"¿De dónde vienen los miembros del Congreso? Del pueblo. Si cambia la perspectiva de la gente... Nunca hubo tal nivel [de protestas] en Estados Unidos... Esto significaría embarcarse en una nueva etapa, y tal vez uno de estos días, Estados Unidos deje de apoyar a Israel hasta tal punto. Sin apoyo, Israel no es nada. No tendríamos que trabajar duro para destruir a Israel. Sin apoyo, será destruido".

El régimen iraní -patrón y patrocinador de Hamás, Hezbolá y los hutíes- ha estado trabajando precisamente en ese resultado desde la revolución islámica de 1979. Ahora, Irán y otros países parecen estar intentando activamente poner a la juventud estadounidense en contra de Estados Unidos infiltrándose en los campus universitarios estadounidenses.

El New York Post escribió ya en 2009:

"La adinerada Fundación Alavi ha regalado agresivamente cientos de miles de dólares a las universidades de Columbia y Rutgers para programas de estudios sobre Oriente Medio y Persia que emplean a profesores simpatizantes de la dictadura iraní...".

"En una de las mayores limosnas, la controvertida organización benéfica donó 100.000 dólares a la Universidad de Columbia después de que la escuela de la Ivy League aceptara acoger al líder iraní y negacionista del Holocausto Mahmud Ahmadineyad, según las declaraciones fiscales de 2007 de la fundación obtenidas por The Post."

"Encontramos pruebas de que el gobierno de Irán controlaba realmente todo lo relacionado con la fundación", declaró entonces al Post Adam Kaufmann, jefe de investigaciones de la Fiscalía de Manhattan.

La Fundación Alavi, según su sitio web, ha financiado muchas de las universidades donde se estaban celebrando protestas. Entre las universidades figuran las de la Ivy league, como Columbia, Harvard, Princeton, Rutgers, así como UCLA y muchas otras.

"Se trata de que Irán blanquea sus políticas a través del mundo académico", dijo Michael Rubin, investigador principal del American Enterprise Institute. "Y la torre de marfil se prostituye por dinero".

Según Influence Watch, la Fundación Alavi ha sido investigada por el gobierno estadounidense desde 2003, y ha financiado a varias instituciones además de universidades estadounidenses:

"Donó 50 millones de dólares desde su fundación hasta 2014, incluyendo a grupos no musulmanes como la Fundación Clinton, a la que envió 30.000 dólares; Acción contra el Hambre, a la que envió 500.000 dólares; New York State World Trade Center Relief Fund, a la que envió 100.000 dólares; la Universidad de Harvard, que recibió más de 600.000 dólares; y la Universidad Católica de América, que recibió 375.000 dólares."

En 2020, el Departamento de Educación pidió a la Universidad de Harvard que revelara más información sobre las donaciones que recibía de la Fundación Alavi.

En 2016, Harvard contrató a Ali Akbar Alikhani -que había advertido sobre "la amenaza judía"- de la Facultad de Estudios Mundiales de la Universidad de Teherán, que al parecer está estrechamente vinculada al régimen iraní, como profesor visitante en el Centro de Estudios de Oriente Medio de Harvard. En Harvard, afirmó ser un "profesor de paz", centrado en un proyecto sobre la "coexistencia pacífica en el Islam".

En noviembre de 2023, el Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes de Estados Unidos inició una investigación sobre el exfuncionario iraní Seyed Hossein Mousavian, que es especialista en seguridad y política nuclear de Oriente Medio en el Programa sobre Ciencia y Seguridad Global de la Universidad de Princeton.

"La educación superior se ha inclinado ante la izquierda radical y los enemigos de Estados Unidos durante demasiado tiempo, y el mero hecho de que un antiguo miembro del régimen iraní reciba una plataforma en Princeton es una prueba de ello", dijo la representante de la Cámara Lisa McClain.

Mousavian fue embajador de Irán en Alemania de 1990 a 1997, periodo durante el cual la República Islámica asesinó a disidentes iraníes residentes en Alemania. Sigue trabajando en Princeton, aunque mantiene estrechos vínculos con el régimen iraní. Según Alliance Against Islamic Regime of Iran Apologists:

"Durante su estancia en Princeton, Mousavian ha seguido apoyando los intereses exteriores hostiles del régimen iraní. Durante una entrevista en 2016, el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, dijo a la televisión estatal que 'trabajó estrechamente con [Musavian] durante muchos años', y añadió que el profesor 'es alguien que está completamente ligado al régimen' y 'actualmente trabaja duro' para él."

Musavian, que asistió al funeral del fallecido comandante de la archi-terrorista Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica Qassem Soleimani en Teherán en 2020, también apareció en un homenaje de la televisión iraní en su honor.

"Individuos alineados con regímenes malignos siguen impregnando el sistema de educación postsecundaria de Estados Unidos", declaró la diputada Virginia Foxx, que preside la Comisión de Educación y Mano de Obra.

"El refugio de Seyed Hossein Mousavian en Princeton durante 15 años es un ejemplo de libro de texto. Estos individuos suponen una grave amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos y se les deja pudrirse sin ninguna acción de intervención ni esfuerzos de supervisión diligentes. Es hora de que la luz del sol, tan necesaria, saque a la luz la flagrante corrupción y el tráfico de influencias que se ha convertido en algo demasiado habitual."

Del mismo modo, el Oberlin College empleó al exembajador iraní ante la ONU, Mohammad Jafar Mahallati, que supuestamente encubrió el asesinato en masa de 5.000 presos políticos iraníes en 1988, cuando era embajador del régimen ante la ONU. Mientras estuvo en Oberlin, se autodenominó "profesor de la paz". Mahallati enseñó en Columbia en la década de 1990, donde fue declarado culpable de acosar sexualmente a una estudiante. Oberlin no le suspendió hasta diciembre de 2023, tras una campaña de tres años de disidentes iraníes en Estados Unidos. Enseñó a los estudiantes el apoyo a Hamás. Según la Alianza contra los apologistas del régimen islámico de Irán.

"Exigimos el cese inmediato de Mahallati después de que un informe de Amnistía Internacional lo identificara como uno de los principales conspiradores en los intentos del régimen iraní de ocultar la masacre de unos 5.000 presos políticos en 1988. A finales de septiembre, la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación reveló que estaba investigando una denuncia según la cual Mahallati enseñaba a los alumnos "apoyo a Hamás y al terrorismo", en el marco de una investigación más amplia sobre el antisemitismo en el campus de Oberlin".

La lista de profesores iraníes que trabajan en nombre del régimen de Irán sigue creciendo. Hooshang Amirahmadi, fundador del American Iranian Council (AIC), ha admitido que la organización de presión fue creada por la República Islámica de Irán para trabajar en favor de sus intereses en Estados Unidos. Amirahmadi sigue disfrutando de una exitosa carrera académica en la Universidad de Rutgers, donde es profesor distinguido, ex director del Centro de Estudios de Oriente Medio de Rutgers y fundador del Centro Rutgers de Investigación y Análisis Iraní, del que fue director durante muchos años. Rutgers lo describe como:

"Aclamado por sus contribuciones a la mejora de las relaciones entre Estados Unidos e Irán mediante el fomento de la paz mundial y los estudios humanísticos... y fundador del American Iranian Council, organización de investigación sin ánimo de lucro dedicada a mejorar el diálogo y el entendimiento entre los pueblos de Irán y Estados Unidos".

"El problema del terrorismo es un verdadero mito. Irán no ha participado en ninguna organización terrorista. Ni Hezbolá ni Hamás son organizaciones terroristas", afirmó Amirahmadi en 2008. Sólo entre 2005 y 2007, la Fundación Alavi donó 351.600 dólares al programa de lengua persa de Rutgers, según un portavoz de esta universidad. Es posible que los estudiantes hayan sido literalmente adoctrinados para amar a Hamás durante al menos una década y media. Algunos profesores de Rutgers han hecho recientemente un llamamiento al genocidio de los judíos.

Además, al menos cinco universidades estadounidenses -la Universidad Virginia Tech, la Universidad de Washington, el Instituto Politécnico de Worcester, la Universidad Clarkson y la Universidad de Luisiana en Lafayette- han cooperado supuestamente con entidades iraníes sancionadas por Estados Unidos y la Unión Europea, entre ellas el Instituto Iraní de Investigación Aeroespacial, la Universidad Iraní de Ciencia y Tecnología y la Universidad Tecnológica Sharif.

Irán no puede sino alegrarse del colapso moral y educativo que han ayudado a crear en los campus universitarios estadounidenses, que están preparando a los futuros profesores, jueces y líderes políticos de Estados Unidos. Ahora, sin embargo, estos campus parecen estar incubando a los futuros terroristas de Estados Unidos y creando una amenaza para la seguridad nacional.

©Gatestone Institute