El aborto no será el jonrón que los demócratas necesitan para influir en los votantes hispanos en noviembre

La comunidad hispana cree en el núcleo familiar, una idea que muchos miembros del Partido Demócrata moderno consideran radical o anticuada.

Por Paola Valera:

En septiembre de 2021, hacia el final de las fallidas elecciones revocatorias para gobernador en California, el gobernador Gavin Newsom se respaldó con un inesperado impulso de entusiasmo por parte de los demócratas de California.

Esta inyección de apoyo de último minuto le llevó a conseguir una victoria, el día de las elecciones, que parecía improbable apenas unos meses antes. Esto se debe a que, durante los esfuerzos revocatorios, sucedió algo fuera del Estado que continuaría dinamizando la base demócrata dormida a nivel nacional. La decisión de Texas de prohibir el aborto, después de seis semanas, dominó los ciclos informativos.

Pasó la conversación, de las fallidas políticas económicas de la Administración Newsom en California, a los derechos reproductivos de las mujeres y la ética, detrás de poner fin a una vida.

El tema ha seguido siendo una prioridad para los votantes de izquierda en todo el país, así como para la clase de consultores republicanos en DC y en estados indecisos que han aprobado, o están buscando aprobar una legislación similar a nivel estatal, después de que la Corte Suprema decidiera derogar Roe v. Wade, enviando la decisión Dobbs de regreso a los estados. Miembros de izquierda organizaron protestas frente a la Corte Suprema, lo que condujo al arresto de 17 miembros del Congreso, entre ellos Alexandria Ocasio Cortez, quien representa al Distrito 14 de Nueva York en el Congreso.

¿Por qué el tema del aborto es un tema tan movilizador para la izquierda? ¿Está relacionado con el creciente apoyo al socialismo y su hostilidad hacia la religión?

La respuesta es que la comunidad hispana es predominantemente cristiana, que defiende los valores que dan prioridad a la familia, incluyendo el derecho a la vida. Los valores antirreligiosos que ofrece el actual Partido Demócrata no se correlacionan con la mente educada de un votante hispanoamericano predominantemente cristiano.

Una encuesta de Gallup de 2023 encontró un vínculo definitivo entre la preferencia partidista y las creencias religiosas. La encuesta registró que el 61% de los republicanos se consideran religiosos. Por el contrario, el mismo estudio encontró que sólo el 37% de los demócratas se consideraban religiosos, y un 41% adicional optó por identificarse como meramente espiritual.

Es importante señalar esto porque una encuesta reciente entre hispanos en Arizona, Nevada, Florida y Texas encontró que un enorme 74% de ellos se consideraban religiosos.

Recientemente, en Florida, un estado con una fuerte presencia latina, el Partido Republicano del estado confía en que los votantes rechazarán abrumadoramente una enmienda sobre el aborto cuando se presente en la boleta electoral de noviembre.

El Partido Republicano de la Florida está dispuesto a corregir el historial, y a derrotar a la izquierda radical, al mismo tiempo que consagramos en nuestra Constitución más derechos para nuestros ciudadanos”, afirmó el presidente Evan Powers.

Las comunidades hispanas en todo el país son remanentes culturales de un mundo más antiguo y estricto, donde el mañana no está garantizado y las tareas más básicas podrían resultar peligrosas. Por eso están muy unidos y las abuelas ejercen el poder sobre sus hogares con una “decisión” férrea.

La raíz de la cercanía de la comunidad comienza en el hogar. Las familias hispanas están acostumbradas a afrontar la vida cotidiana y los obstáculos que se presentan. En este hogar, la incorporación de otro miembro es una ocasión preciada. Otra oportunidad de éxito para la familia y, eventualmente, otro par de manos que pueden ayudar a mejorar el nivel de vida para todos.

En resumen, la comunidad hispana es una comunidad que cree en el núcleo familiar, una idea que muchos miembros del Partido Demócrata moderno consideran radical o anticuada. El aspecto de la religión se relaciona con la creencia de ese núcleo familiar, que es defendida principalmente por el Partido Republicano.

Los hispanos están empezando a notar que tienen mucho más en común con los estadounidenses conservadores de hoy en día, que protegen y promueven los valores fundamentales de este país: la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Por Paola Varela, comunicadora, periodista y presentadora de televisión. Recientemente se desempeñó como subdirectora Hispana de Comunicaciones del Comité Nacional Republicano