fbpx

Ya son 17 los condados de Texas que firman declaraciones de invasión en la frontera sur

Los jueces y comisionados expresan su apoyo al gobernador Greg Abbott y piden medidas adicionales para detener la invasión.

Un total de 17 condados de Texas han firmado hasta la fecha declaraciones de invasión en la frontera sur. Las resoluciones citan los niveles de inmigración ilegal sin precedentes, el tráfico de personas y el contrabando de drogas que se producen en la zona bajo la Administración Biden.

Esta semana se sumaron siete condados más, a los diez que ya habían declarado formalmente una invasión. Los jueces y comisionados de Atascosa, Chambers, Edwards, Ellis, Goliad, Hardin, Johnson, Kinney, Liberty, Live Oak, Orange, Parker, Presidio, Terrell, Tyler, Wilson y Wise expresan su apoyo al gobernador Greg Abbott para proteger la soberanía de Texas y asegurar la frontera, y piden medidas adicionales para detener la invasión.

La resolución del condado de Johnson ha sido de las más duras en contra del presidente Joe Biden. Señala el número récord de extranjeros que han entrado ilegalmente en el país desde que Biden asumió el cargo, casi 5 millones, y "la cantidad sin precedentes de tráfico de personas, contrabando de fentanilo y otros opioides que se ingresan al país por la frontera."

Crisis migratoria sin precedentes

Las autoridades han detenido de enero a julio un 28% más de migrantes ilegales que en el mismo período del año pasado. Muchos son puestos en libertad condicional humanitaria o quedan con citas para comparecer ante un tribunal de inmigración.

Texas se ha enfrentado cara a cara con la Administración Biden por sus acciones en el manejo de la frontera. El gobernador Abbott tomó la decisión de enviar migrantes en viajes en autobús a Washington DC y a Nueva York para demostrar lo que considera un liderazgo demócrata fallido en el tema fronterizo. Abbott ha llamado a la ciudad de Nueva York "el destino ideal para los migrantes, que pueden recibir la abundancia de servicios y viviendas que tiene la ciudad santuario". El alcalde de NYC, Eric Adams, y otros funcionarios han criticado a Abbott por querer "politizar la situación".

Casi 8.000 migrantes han llegado a las ciudades santuario en los viajes en autobús pagados por el estado de la Estrella Solitaria poniendo a prueba los recursos y servicios humanitarios de ambas ciudades, que se han visto obligados a solicitar asistencia al Gobierno federal por no poder cargar con ese gasto.