fbpx

Una de cada diez familias sufrió una severa "inseguridad alimentaria" el año pasado

Más de 5 millones de hogares, casi 300.000 de ellos con niños, se quedaron sin comer o redujeron sus raciones debido a la pobreza.

Uno de cada 10 hogares estadounidenses tuvo dificultades para alimentar a sus familias el año pasado, según el informe anual de seguridad alimentaria del Departamento de Agricultura (USDA).

Más de 5 millones de hogares se quedaron sin comer o redujeron sus raciones debido a la pobreza. Las familias conformadas por padres e hijos siguen representando casi la mitad de los hogares con inseguridad alimentaria del país. 2,3 millones de familias no pudieron permitirse una alimentación nutricional adecuada para sus hijos en algunos meses del 2021.

Casi 14 millones de hogares con inseguridad alimentaria

Las familias con inseguridad alimentaria son aquellas que tienen una "seguridad alimentaria baja y muy baja", es decir, aquellas que no tienen una renta disponible suficiente para comprar alimentos. En 2021, el 10,2% de hogares -unos 13,5 millones- tenían una "baja y muy baja seguridad alimentaria". Debido a la falta de recursos, estas familias no pudieron proporcionar alimentos adecuados a todos sus miembros la mayoría de los días del año.

En 2021, unos 5,1 millones de hogares tuvieron una seguridad alimentaria "muy baja"; la ingesta de alimentos de algunos miembros del hogar se redujo hasta en algunos casos por completo. Los patrones normales de alimentación se interrumpieron debido a la limitación de recursos causada por el aumento de los costos, entre otras razones.

Releva el informe que los niños de 274.000 hogares extremadamente pobres no comieron durante días enteros porque no había dinero para comprar comida.

La falta de dinero para comprar alimentos también se incrementó de 2020 a 2021, especialmente para mujeres que viven solas y para los ancianos. Estos últimos tienen niveles más altos de inseguridad alimentaria que antes de la gran recesión.

Los últimos hallazgos del USDA se producen con el costo de los alimentos aumentando un 13,1 % en comparación con el año pasado debido a la inflación de casi dos dígitos. El precio de los cereales, el pan y los productos lácteos aumentó aún más, según el Índice de Precios al Consumido.

Inseguridad alimentaria que "aumenta constantemente"

"Los datos en tiempo real de la encuesta del Censo sugieren que las dificultades alimentarias han aumentado constantemente en las familias con niños este año", dijo la economista especializada en aliviar la pobreza infantil Whitmore Schanzenbach.

La inflación ha causado que millones de hogares se vean obligados a elegir entre: pagar el alquiler, la atención sanitaria, las facturas, el cuidado de los niños o la comida. Uno de cada 4 estadounidenses depende de las ayudas federales a la nutrición. Las tasas de solicitud de las ayudas son más altas entre los hogares de negros e hispanos.

La inseguridad alimentaria nunca ha caído por debajo del 10% desde el año 2000, alcanzando su punto máximo durante las secuelas del colapso del mercado de la vivienda en 2007. La Casa Blanca acogerá a finales de este mes una conferencia sobre el hambre, la nutrición y la salud.