fbpx

Una biblioteca americana

Lecturas para conocer mejor los Estados Unidos de América.

A continuación, les proponemos algunas lecturas especialmente indicadas para el Día de la Independencia.

Paul Johnson: A history of the American People. Harper Collins, New York, 2009

La creación de los Estados Unidos es la mayor de las aventuras humanas. No hay otra historia nacional que albergue lecciones tan importantes para los americanos y para el resto de la humanidad”. Estas palabras son una buena muestra del espíritu con el que el británico Paul Johnson, uno de los grandes historiadores de los siglos XX y el XXI, ha escrito esta historia de los Estados Unidos.

El libro es un “trabajo hecho con amor”, según confiesa el autor. La experiencia del país está tratada con una admiración crítica, y traza un retrato fiel del país. Aunque es británico, Paul Johnson demuestra conocer muy bien la mentalidad americana. Todo el libro es notable, pero el autor trabaja con mayor seguridad en el siglo XX. Especialmente valioso es el capítulo que dedica a una época mal conocida: los años anteriores a la Gran Depresión.

Su lectura es muy recomendable, pero resulta absolutamente necesaria si el lector ha pasado por las páginas de A People’s History of the United States, escrito por el exagente de la KGB Howard Zinn.

Bernard Baylin: The Ideological Origins of the American Revolution. Harvard University Press, Cambridge, 1992

“Los Estados Unidos”. Este es un caso único, en el que el nombre de un país cuenta una parte de su historia; la fundamental, la fundadora. Son un conjunto de colonias que se independizan de la metrópoli, se constituyen en estados y se unen. Los Estados Unidos, ciertamente.

Esa unión se hizo en forma de confederación, y más adelante con la Constitución federal actual. ¿Cuáles fueron las ideas que animaron la rebelión? ¿Cuáles son las que condujeron a redactar la Constitución más identificada con el ideal de la libertad?

Muchos se han dedicado a explicarlo, pero probablemente ninguno ha superado a Bernard Baylin. Este libro ganó el premio Pulitzer y el Bancroft. Tiene la ventaja de que la exposición de las ideas es muy sistemática. Una obra alternativa es The Radicalism of American Revolution, de Gordon S. Wood (Vintage, New York, 1993).

Larry Schweikart y Michael Allen: A Patriot’s History of the United States. Sentinel, New York, 2007

Esta obra reconstruye la historia del país con una visión ideológica muy clara: defensa de la república y la democracia americanas, de la economía de mercado, del imperio de la ley y del protestantismo.

Los autores lo dejan claro en sus primeras páginas, y la lectura del resto no decepciona, en este sentido. Nada de ello le resta valor a este libro, copioso en información y rico en juicios históricos sutiles y bien planteados.

Además, Schweikart y Allen ofrecen aspectos de la historia del país que no han sido destacados por muchos otros autores, pero que son importantes. 

Alberto Benegas Lynch (H): Estados Unidos contra Estados Unidos. Unión Editorial, Madrid, 2013

Esta obra está escrita en español. Un personaje de Mario Vargas Llosa se preguntaba, en términos muy prosaicos, cuándo se torcieron las cosas en el Perú. Su hijo Álvaro escribe el prefacio de este libro, en el que el economista Alberto Benegas Lynch (h) hace una apreciación crítica de la historia del país, y se plantea la misma pregunta, pero sobre los Estados Unidos.

La decadencia del país es la de los principios liberales que inspiraron su Constitución. Esos ideales han sido sustituidos por otros. La consecuencia más notable es el aumento en el poder del Gobierno federal, el creciente intervencionismo en la vida de los ciudadanos y la aparición de conflictos que, de otro modo, serían menos graves. El decaimiento del ideal republicano va parejo al de las libertades.

Pero no es un libro desesperado y pesimista. Como hombre de ideas, Benegas Lynch no puede dejar de ser optimista. 

Bhu Srinivasan. Americana: A 400 year History of American Capitalism. Penguin Books, Nueva York, 2018

Los Estados Unidos son una historia de éxito, también en el ámbito económico. Es el gran ejemplo de cómo la libertad y la prosperidad tienen una relación  como de madre e hijo. Un hijo que todos desean, pero que sólo pueden disfrutar quienes creen en la libertad.

Bhu Srinivasan ha escrito este maravilloso libro, que es muchas cosas. Sí, es una historia económica del país, pero también es una historia de cómo en un entorno abierto pero amparado por el Estado de Derecho, los empresarios han ideado nuevas formas de atender las necesidades de la gente. Es un libro muy didáctico, muy fácil de seguir, porque está escrito en capítulos que se centran en algún aspecto o algún sector de la historia económica del país.

El tabaco está vinculado a los primeros años de las colonias. El vapor movió los motores de los trenes y barcos que extendieron el comercio e hicieron del territorio una realidad unida. Oro y dinero fueron lo mismo durante mucho tiempo. La radio, la televisión, el cine, unificaron la cultura. Los suburbios crearon una nueva economía y una sociedad distinta.

El libro, que es de 2018, termina con las start-ups, internet, el teléfono móvil. Todo ello lo hace ameno, y que sus 576 páginas pasen una tras otra sin que nos demos cuenta. Un libro alternativo más breve y muy interesante es How capitalism saved America, de Thomas DiLorenzo (Crown Forum, New York, 2004). 

Jeffrey Hummel. Emancipating Slaves, Enslaving Free Men. Open Court, Chicago, 2013

Historia y conflicto van de la mano. De hecho, el gran problema político es la existencia de conflictos dentro de la sociedad, y la forma de solucionarlos, o al menos encauzarlos. Pero no siempre es posible.

Un claro ejemplo es la guerra civil estadounidense, o la Guerra entre los Estados, como también se le llama. La esclavitud, esa “peculiar institución” que acompañó las nueve primeras décadas de la historia del país, es una de las cuestiones que llevó al enfrentamiento entre Norte y Sur. Pero también hay otros elementos.

Hay centenares de obras dedicadas a explicar este conflicto, pero muy pocas son tan buenas como ésta. En poco más de 400 páginas cuenta no sólo las fuerzas que condujeron al conflicto, sino el modo en que la guerra transformó profundamente el país.

Este libro se puede complementar con otro que tiene una perspectiva muy distinta, pero que es una joya digna de dedicarle unas deliciosas tardes de lectura: When in the Course of Human Events, del historiador de los impuestos Charles Adams (Rowan & Littlefield, Lanham, 2004).

Fernando Martínez Laínez y Carlos Canales Torres: Banderas lejanas. Edaf, Madrid, 2017

Dos tercios del territorio actual de los Estados Unidos pertenecieron en su momento a España. El legado español es muy importante, y va mucho más allá de Bernardo de Gálvez, Fray Junípero Serra y Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

El mismo dólar es español. Mucho antes de que la conquista del Oeste se hiciera en inglés, se había hecho en español, con una presencia en nuestro idioma de casi 300 años; más tiempo del que ha pasado desde la Declaración de Independencia hasta la actualidad.

Este aspecto de la historia del país es muy desconocido. Pero es el momento de aprenderla. El libro de Fernando Martínez y Carlos Canales se subtitula La exploración, conquista y defensa por España del territorio de los actuales Estados Unidos

Hay otros libros dedicados al mismo asunto. En inglés está, por ejemplo, América: The Epic Story of Spanish North America, 1943-1898, de Robert Goodwin (Bloomsbury Publishing, Londres, 2019).

Robert V. Remini. A Short History of the United States. Harper Collins, Nueva York, 2009

Hay una historia de los Estados Unidos breve, bien escrita, y que ofrece unas claves muy buenas para entender el pasado del país. En fin, hay varios libros que responden a esta descripción, pero ninguno como el que escribió en 2009 Robert V. Remini. Remini es experto en el siglo XIX, especialmente en su primera parte. Y tiene un libro que es una historia de la Cámara de Representantes.

Remini escribió esta obra con una objetividad y un sentido de la historia notables. Lo que pierde el lector por no contar con esa interpretación ideológica del pasado, lo gana por otro lado. Los hechos relevantes adquieren el sentido que le dieron sus protagonistas. Aunque su interpretación del siglo XX baja un escalón sobre el XIX, sigue siendo muy bueno. Un gran libro para empezar.

Una obra alternativa es la Historia de los Estados Unidos de Isaac Asimov. No tiene la calidad histórica de la de Remini, pero es entretenida y fácil de leer.

John V. Denson: Reassessing the presidency. The Rise of the Executive State and the Decline of Freedom. Mises Institute, Auburn, 2001

¿Cuál es el mejor presidente de los Estados Unidos? Las listas que hacen los historiadores las encabezan Abraham Lincoln, George Washington, Harry S. Truman… ¿Y Warren Hardin? Hardin aparece habitualmente en los últimos lugares, pero en esta obra colectiva, dirigida por el eximio historiador John V. Denson, ocupa el primer puesto.

¿Por qué? Porque el libro elige un criterio muy distinto del habitual. No se fija en los grandes conflictos, en los grandes programas del Gobierno, en el engrandecimiento del poder federal. Por el contrario, se fija en la capacidad de los presidentes de devolver el poder a los ciudadanos. Por eso Hardin está el primero, y por eso Abraham Lincoln está el último.

Pero no estamos ante una mera lista en la que los villanos habituales son los héroes y los héroes habituales ocupan el lugar contrario. Esta obra de 800 páginas contiene varios ensayos muy cuidadosos, muy reposados, sobre la institución de la Presidencia