Irán condena "enérgicamente" los ataques estadounidenses en Siria e Irak

Un portavoz iraní acusó a Estados Unidos de "agravar las tensiones y la inestabilidad en la región" con su respuesta militar al asesinato de tres soldados americanos por milicias respaldadas por Teherán.

Irán reprobó públicamente los bombardeos de Estados Unidos contra milicias proiraníes en Siria e Iraq. Los ataques se realizaron la madrugada de este sábado en respuesta a la muerte de tres soldados americanos en Jordania.

Nasser Kanani, portavoz del ministerio de Exteriores iraní, condenó "enérgicamente" la respuesta aérea, describiéndola en palabras recogidas por AFP como una "violación de la soberanía" y un "error estratégico". Aseguró, asimismo, que sólo serviría para "agravar las tensiones y la inestabilidad en la región".

Por su parte, Irak aseguró que los ataques en el oeste del país habían dejado 16 muertos, algunos de ellos civiles. Así lo comunicó Bassem al Awadi, portavoz del Gobierno, que también aseguró que la seguridad de su país y la región estaban "al borde del abismo" y que Washington no había coordinado la respuesta militar con Bagdad.

El ejército sirio, por su parte, sostuvo que los misiles habían causado "la muerte de varios civiles y soldados, así como heridos y daños importantes", según palabras difundidas por la misma agencia. Asimismo, protestaron "la ocupación de ciertas partes del territorio sirio por las fuerzas norteamericanas".

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSHD) sostuvo en un comunicado que los ataques aéreos habían matado a 18 miembros de los grupos armados respaldos por Irán. "Las milicias iraníes impusieron un cordón de seguridad en las posiciones atacadas por la aviación estadounidense", aseguró el OSHD y notó que había un "intenso vuelo de drones estadounidenses" monitoreando el desarrollo de la situación en la ciudad siria de Al-Bokamal, cerca de la frontera con Iraq.

El presidente Biden sostuvo en un comunicado que los ataques contra las milicias proxis continuarían "en el momento y lugar que elijamos". "Estados Unidos no busca el conflicto en Oriente Medio ni en ningún otro lugar del mundo", añadió el mandatario antes de sentenciar: 

Pero que sepan esto todos aquellos que intenten herirnos: si dañan a un estadounidense, responderemos.

Protegiendo la navegación

Mientras atacaban objetivos en territorio sirio e iraquí, las Fuerzas Armadas también continuaron sus operaciones marítimas.

El Comando Central de los Estados Unidos informó este sábado que el destructor USS Carney (DDG 64) derribó un vehículo aéreo no tripulado sobre el Golfo de Adén. Más tarde, las fuerzas americanas destruyeron otros cuatro vehículos similares que se  encontraban en zonas de Yemen controladas por la milicia hutí, respaldada por Irán. Horas más tarde el USS Laboon (DDG 58) colaboraría en la destrucción de otras siete aeronaves no tripuladas sobre el mar Rojo, elevando el total a una docena.

Sanciones contra empresas y funcionarios

Por otro lado, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) anunció el viernes sanciones a seis funcionarios iraníes por actividades de ciber espionaje. Los sancionados pertenecen al mando cibernético de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC).

"El ataque deliberado contra infraestructuras críticas por parte de actores cibernéticos iraníes es un acto desmesurado y peligroso", dijo el subsecretario del Tesoro para el Terrorismo y la Inteligencia Financiera, Brian Nelson, en un comunicado. "Estados Unidos no tolerará tales acciones y utilizará toda la gama de nuestras herramientas y autoridades para que los autores rindan cuentas".

Asimismo, cinco empresas vinculadas a Irán fueron añadidas a la lista de sancionados por la OFAC.