Feliz Día de las Madres: estas son las figuras maternas más queridas del cine y la televisión

La gran y la pequeña pantalla están repletas de mujeres que lo han dado todo por sus hijos. Donna Sheridan, Lorelei Gilmore, Lily Potter y Marge Simpson son sólo algunos ejemplos de ello.

Mayo es, sin lugar a dudas, el mes de las madres ya que prácticamente todos los países homenajean a sus madres durante estos treinta y un días. Quizás no hay un acuerdo sobre la fecha exacta para conmemorarlas y, por ejemplo, el Día de las Madres se celebra el primer domingo de mes en España mientras que en Estados Unidos se conmemora el segundo domingo de mayo. Es decir, hoy. En todos lados, sin embargo, al igual que sucede con el Día del Padre, esta festividad atraviesa la pantalla y muchas cadenas televisivas aprovechan para festejar a las madres con varios especiales.

Y no les falta material para ello. Son muchas las ficciones, tanto televisivas como cinematográficas, que tienen en las familias a su eje central. O que tienen entre sus personajes a madres que todos reconocemos y que, incluso, amamos. Estas son algunas de ellas:

Mary Cooper ('Young Sheldon' y 'The Big Bang Theory')

Mary Cooper es probablemente la madre más querida por los espectadores de The Big Bang Theory. El polo opuesto de su hijo, Sheldon, Mary es una devota cristiana y una madre de familia entregada que, a pesar de no entender a Sheldon, hará todo lo posible por comprenderlo. Ella está ahí siempre para él y sus interacciones son, cuanto menos, curiosas de ver.

Es habitual ver a los dos peleando por la religión, el tema que más los separa, pero, al final del día, Sheldon adora a su madre y es una de las pocas personas que le harán cambiar de opinión, por no decir que es la única persona capaz de controlarlo. Mérito difícil de alcanzar hablando del personaje por el que Jim Parsons alcanzó la fama.

Mary fue un personaje al que los espectadores cogieron mucho cariño y que pudimos conocer aún más en el spin-off de la popular sitcom, Young Sheldon. En esta ficción es donde verdaderamente comprendemos a Mary, donde la vemos luchar por entender a su hijo superdotado mientras, al mismo tiempo, intenta ser una buena figura materna para los hermanos de Sheldon, Georgie y Missy, a quienes también cuida y por quienes también se preocupa tanto o más que lo que puede angustiarse por Sheldon.

Es el prototipo de madre de Texas y, por eso, la adoramos. Es interesante saber también que la actriz que interpretó a Mary en The Big Bang Theory, Laurie Metcalf, es la madre de la intérprete que dio vida a este mismo personaje en Young Sheldon, Zoe Perry. Al final, todo queda en familia.

Lily Potter y Molly Weasley ('Harry Potter')

Cualquier amante de la saga cinematográfica Harry Potter, basada en las novelas de J.K. Rowling, tiene claro que, al final, la historia del joven niño mago no deja de ser un relato del amor de una madre hacia su hijo.

Lily Potter realiza el sacrificio final y da su vida por el pequeño Harry. De esta forma, y sin saberlo, la madre le otorga una protección que es, al final, la razón por la que Voldemort no es capaz de asesinar al pequeño y, en su lugar, le deja una cicatriz con la forma de un rayo en la frente. Marca que Harry lucirá con orgullo al ser una muestra más del amor de su madre, que lo dio todo por él.

Lily no es el único ejemplo de una gran madre en Harry Potter. Molly Weasley también es otra gran figura materna. La madre del clan Weasley estará ahí no sólo para sus siete hijos, sino también para todos los amigos de estos. De esta forma, adoptará a Harry y le dará todo el amor que su tía Petunia no fue capaz de darle. ¿La primera muestra? Un jersey tejido a mano, el primer regalo de Navidad que recibe Harry en toda su vida y que guardará con especial cariño.

Marge Simpson ('Los Simpsons')

Si hay una madre que todos conocemos de la pequeña pantalla, esa es Marge Simpson. La protagonista de Los Simpsons y su particular familia nos lleva acompañando desde 1989 y su fin no parece cercano. No nos quejamos, ya que el guionista y productor ejecutivo Matt Groening siempre encuentra formas de entretenernos con estos personajes amarillos.

Marge es lo que se espera de una madre de clase media americana estereotipada. Ama de casa de profesión, no dudará en probar distintos trabajos para ayudar a la economía familiar sin por ello desatender sus obligaciones como matriarca de la familia y estar en todas las reuniones escolares, así como en cada visita al médico que tengan sus retoños, Bart, Lisa y Maggie. Ellos son conscientes del gran sacrificio que su madre hace por ellos y, por eso, vemos que tiene una relación bastante más fructífera que la que tiene Homero con sus hijos, a quienes adora y de quienes está pendiente las 24 horas del día.

Sandy ('Feliz Día de la Madre')

Quizás no es el personaje más reconocido de este listado pero Hollywood siempre ha sabido sacar provecho de las grandes festividades. San Valentín, Navidad y Halloween son algunas de las fechas señaladas que suelen tener historias en la gran pantalla. El Día de las Madres no iba a ser menos.

De esta forma, en 2016, se estrenó Feliz Día de la Madre, un largometraje que, recuerda la revista Marie Claire, entrelaza pequeñas historias protagonizadas por algunos de los nombres más conocidos de Hollywood.

En ella, Jennifer Aniston interpreta a Sandy, una madre divorciada que debe aprender a compartir el amor de sus hijos con la nueva pareja de su exmarido. En la película también conocemos a Miranda, a quien da vida Julia Roberts. Ella es una mujer exitosa pero soltera y sin hijos cuyo camino acabará cruzándose con el de Sandy. Kate Hudson, por su parte, se pone en la piel de Jesse, una hija que busca mejorar su relación con su madre, de quien se ha ido distanciando. Cierra el reparto Bradley, interpretado por Jason Sudeikis, un padre viudo que intenta encontrar su camino tras perder a su pareja y con dos hijas a su cargo.

Rebecca Pearson ('This is Us')

NBC nos regaló hace unos años This is Us, una serie con la familia Pearson como eje central. De esta forma, conocíamos a Jack y Rebecca Pearson, un joven matrimonio al que acompañamos a lo largo de todo su matrimonio. La ficción comienza con el parto de Rebecca, que da a luz a unos trillizos. Uno de ellos, lamentablemente, muere y Rebecca, enamorada de la idea de una familia de tres, decide adoptar a Randall, a quien se encuentra abandonado en el hospital. Llegaban así a nuestras vidas Randall, Kate y Kevin, los hijos de los Pearson a quienes seguiríamos a lo largo de toda su vida.

Rebecca es, sin lugar a dudas, el eje central de la historia. La conocemos desde niña y la acompañamos prácticamente hasta los últimos momentos de su vida. Ella tiene que recuperarse de la muerte de Jack, su marido, criar a sus tres hijos adolescentes en el proceso y, aún así, sigue siendo capaz de volver a encontrar el amor.

Su historia es la de una gran madre que es capaz de estar ahí para sus hijos e incluso sus nietos, a quienes aconsejará, regañará y especialmente querrá.

Ella es, definitivamente, la protagonista de This is Us. Pero no es la única madre que nos presenta la ficción. También debemos mencionar a Kate, Beth y Sophie, las otras madres del clan Pearson. Ellas también son otros grandes ejemplos de figuras maternas que no dudarán en recurrir a Rebecca cuando necesitan consejo sobre cómo ejercer de madres y ser el mejor ejemplo para sus hijos.

Mildred Hayes ('Tres anuncios en las afueras')

Tres anuncios en las afueras es una película dedicada a la resiliencia de las madres. Basada en hechos reales, Mildred Hayes (interpretada de forma brillante por Francis McDormand) tendrá que enfrentarse al asesinato y violación de su pequeña, Angela. Por ese motivo, la mujer decidirá alquilar tres vallas publicitarias en las afueras de la ciudad ficticia de Ebbing, Missouri, donde ella reside.

¿El objetivo? Encontrar al asesino de su hija y, al mismo tiempo, recriminar al jefe de policía Bill Willoughby así como al oficial Jason Dixon, quienes no son capaces de resolver el asesinato de Angela y que verán con malos ojos la iniciativa que lleva a cabo Mildred para averiguar lo que le sucedió a su pequeña.

Gloria Pritchett y Claire Dunphy ('Modern Family')

Si hay una serie de televisión que no se cansó de presentarnos a los distintos tipos de madres, esa fue Modern Family. Las tres familias protagonistas tienen hasta tres madres distintas que ejercen de protagonistas: Gloria, Claire y Haley.

Comenzamos por Gloria Pritchett. Sofia Vergara interpreta a este personaje que no deja de ser un ejemplo de cómo es una madre latinoamericana. Gloria entra en la familia Pritchett tras contraer matrimonio con el patriarca de la familia, Jay. A pesar de que la hija de Jay, Claire, no ve el matrimonio con buenos ojos al principio, poco a poco va cogiéndole cariño a Gloria. Ella entra en la familia ya con un hijo, Manny, fruto de otro matrimonio, a quien adora y que apoda frecuentemente "papi".

Aunque es el estereotipo de una mujer joven que todo el mundo piensa que ha contraído matrimonio por dinero, con el tiempo veremos que Gloria realmente ama a Jay y no le importa lo que los demás opinen. Extremadamente preocupada por Manny y más tarde por su otro hijo, Joe, Gloria hará todo lo posible porque ninguno de sus dos hijos olviden sus raíces colombianas.

Claire es, quizás, el prototipo de madre tradicional moderna americana. Preocupada por sus tres hijos, ella no dudará en dejar de lado su faceta laboral para criarlos -cuando son más grandes, vuelve al ruedo tomando un trabajo en la empresa de su padre-. Al mismo tiempo tendrá que enfrentarse a su marido, Phil, que decide adoptar el papel de padre cool y actúa en todo momento de acuerdo a esa idea dejando los temas más serios en manos de Claire.  Su hija, Haley, termina la serie también siendo madre de un pequeño aunque su papel como madre no logró demasiado tiempo en pantalla.

Elinor ('Brave')

Otra historia de madre e hija es la que narró Pixar en Brave, un largometraje ambientado en Escocia. La reina Elinor comienza la película convencida de lograr al mejor pretendiente para su hija, Mérida. Pero no se da cuenta de que su pequeña no desea convertirse en una mujer casada, ella desea vivir aventuras y poder convertirse en la líder de su clan por méritos propios y no por conseguir un matrimonio provechoso para su gente.

Cuando Mérida finalmente confiesa a Elinor sus intenciones ella no la comprende y Mérida, engañada, convierte accidentalmente a su madre en un temible oso. Descubierta la verdad, la joven princesa hará todo lo necesario para rescatar a su madre. De esta forma, la película fue capaz de mostrarnos cómo una relación entre madre e hija es capaz de cambiar a mejor a pesar de las dificultades.

Lorelai Gilmore ('Las chicas Gilmore')

Una historia donde las protagonistas son madre e hija. Las chicas Gilmore nos presenta a Lorelai Gilmore (Lauren Graham), una mujer que se quedó embarazada a los 16 años de una hija, Rory Gilmore (Alexis Bledel), y que debe pedir ayuda a sus padres cuando quiere matricular a una adolescente Rory en el prestigioso colegio Chilton. Ellos, unas personas adineradas, acceden a brindarle ayuda, pero a cambio ellas deben comprometerse a cenar juntos los viernes, así los padres de Lorelai pueden formar parte de la vida de ambas.

Lorelai acepta a regañadientes pero deja claro que no quiere que el acuerdo afecte en su relación con Rory, a quien llega a considerar no sólo como su hija, sino también como su mejor amiga. Ambas viven en el pueblo de Stars Hollow y a lo largo de la serie aprenderán a madurar mientras se tratan temas como la familia, la amistad, la escuela y la universidad, las relaciones entre generaciones y, especialmente, las diferencias entre clases sociales.

Donna Sheridan ('Mamma Mía!')

Si hay una película que represente a la perfección la relación entre una madre y su hija esa es Mamma Mía!. La película, basada en las canciones de la banda sueca ABBA, comienza con Donna Sheridan (interpretada por Meryl Streep) organizando la boda perfecta para su hija, Sophie, a quien da vida Amanda Seyfried. Ella, por su parte, decide invitar a sus tres posibles padres, algo de lo que Donna no se entera hasta que es demasiado tarde.

De esta forma, Donna deberá lidiar con su pasado mientras, al mismo tiempo, demuestra a su hija que toda su vida, desde que se quedó embarazada, ha girado en torno a ser la mejor madre posible para ella y a darle la mejor educación. Un hecho que también se refleja en la secuela Mamma Mía! Here we go again cuando conocemos la juventud de Donna y cómo reaccionó al enterarse de que estaba embarazada.

Cualquiera de las dos películas es perfecta para ver junto a sus madres y así celebrar el Día de las Madres.