Elecciones en Sudáfrica: el ANC se juega su hegemonía el próximo miércoles

El principal partido sudafricano, en poder desde los años de Nelson Mandela, tendría que negociar una coalición de Gobierno, de acuerdo con las encuestas.

Los sudafricanos tienen cita este miércoles con las urnas para votar en sus elecciones generales que conforman la Asamblea Nacional así como las legislaturas provinciales del país multiétnico y multicultural. En estos comicios, por primera vez en su historia, el Congreso Nacional Africano (ANC), partido del histórico líder Nelson Mandela, podría quedar por debajo de la mayoría absoluta.

Por esta razón, el miércoles 29 de mayo podría ser una fecha que pase a la historia para Sudáfrica. Tras 30 años de un poder indiscutido, el país parece levantarse en contra de la formación política que acabó con el régimen del apartheid en Sudáfrica. El descontento, la crisis económica y la corrupción que se ha hecho endémica en el partido son los principales síntomas que dan al ANC resultados por debajo del 42% en las encuestas nacionales.

Los líderes del ANC se muestran confiados en obtener al menos la mitad de los 400 asientos que conforman la Asamblea Nacional. Sin embargo, el partido lleva años cuesta abajo en las elecciones nacionales. En los últimos comicios de 2019, sumaron 230 representantes del Parlamento, el 57,5% del total. Fueron 19 menos que en 2014 y también el peor resultado hasta la fecha del partido. Este año, Cyril Ramaphosa, heredero de Jacob Zuma, vuelve a ser quien lidera el partido y la propuesta para la presidencia de la formación africano-socialista.

Crisis social

Una parte importante de la sociedad sudafricana cree que el país no está encaminado correctamente, de acuerdo con los análisis de la consultora Crisis Group. Se considera que la corrupción es la principal causa del deterioro de infraestructuras vitales como el ferrocarril de carga, los puertos y la electricidad, lo que provoca frecuentes cortes de energía. La mala calidad del suministro de agua y el tratamiento de aguas residuales han desencadenado crisis de salud, como el brote de cólera cerca de Pretoria en agosto de 2023. El colapso del sistema ferroviario de pasajeros ha aumentado los costos de transporte. Se suman a estos problemas un alto desempleo, un 30%, y un creciente problema de acceso a la vivienda.

Sudáfrica ocupa un lugar destacado a nivel mundial en crimen organizado, con una tasa diaria de 75 asesinatos y feminicidios desenfrenados. La ineficacia de la policía ha llevado a muchos a depender de la seguridad privada. Las encuestas indican una amplia insatisfacción con la democracia, especialmente entre los jóvenes, que están preocupados por la corrupción y el desempleo.

Posible coalición de Gobierno

Ante este panorama, lo más probable es que el ANC tenga que llegar a un acuerdo con otras formaciones políticas para mantenerse en el poder. Las encuestas más recientes de Social Research Foundation (SRF) han dado a la ANC entre el 43% y el 42%. Sin embargo, la misma firma llegó a darle tan solo un 36% de la intención de voto sudafricana, el dato más bajo de la campaña.

Detrás del ANC, la Alianza Demócrata (DA) se perfila para el miércoles con el mejor resultado de su historia. Las encuestas del SRF le dan un 24,4% de los votos. En abril, la estimación se elevó hasta el 31%, pisándole los talones al ANC por solo cinco puntos. DA es un partido de centro conservador el que tanto blancos como negros ocupan una parte central del partido. John Steenhuisen es su líder y cosechan siempre buenos resultados en la provincia del Cabo Occidental, unas de las más etno-diversas del país.

La DA estaría abierta a un Gobierno de coalición con el ANC, así como con el Partido de la Libertad Inkatha (IFP), otro partido moderado de centro. Esta opción de coalición ha sido definida por algunos analistas de mercado como la más estable para los inversores y la que tiene más probabilidad de crecer después de los resultados de este miércoles.