Venezuela: Maduro cierra la Oficina del Alto Comisionado de DDHH de la ONU mientras recrudece la represión

El senador Marco Rubio sostuvo que la decisión del régimen comunista es una demostración de que el país caribeño "es rehén de una mafia despiadada".

La dictadura de Nicolás Maduro anunció su decisión de suspender las actividades de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Venezuela. El régimen aseguró que hará una revisión de los términos de cooperación técnica descritos en la Carta de Entendimiento firmada con el organismo.

"Esta oficina ha sido utilizada e instrumentalizada como una caja de resonancia a nivel internacional para mantener un discurso en contra del Gobierno bolivariano", afirmó en rueda de prensa el canciller Yván Gil.

"Esta decisión es tomada debido al impropio papel que esta institución ha desarrollado, que lejos de mostrarla como un ente imparcial, la ha llevado a convertirse en el bufete particular de los grupos golpistas y terroristas que permanentemente se confabulan contra el país", agregó Gil.

En un comunicado emitido por la Cancillería de la República,  la dictadura también que el personal de la oficina, un total de 13 trabajadores, abandone Venezuela en 72 horas.

La medida del dictador Maduro se da justamente luego de que la Oficina del Alto Comisionado expresara su preocupación por la desaparición forzada de la presidente de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel.

"Venezuela es rehén de una mafia despiadada"

Entre tanto, el senador republicano Marco Rubio se refirió a la situación y resaltó que Venezuela "es rehén de una mafia despiadada":

Dos días después que la Misión Internacional Independiente de Investigación de la ONU sobre Venezuela instará al narcodictador a liberar a Rocío San Miguel y otros, el régimen exige que la misión abandone Venezuela, ¿Cuándo se darán cuenta Biden y otros que Venezuela es rehén de una mafia despiadada?

De igual manera, organizaciones no gubernamentales como Provea alertaron que la intención de la dictadura es silenciar la violación de derechos humanos en el país.

"Esta medida aumenta la desprotección de las víctimas ante los abusos, e intenta impedir el escrutinio de los órganos internacionales de protección ante las graves violaciones de derechos humanos que se cometen a diario en el país", dijo Provea.