Un juez de Nueva York no escuchó a los fiscales y dejó en libertad al atacante que apuñaló a dos turistas sudamericanas en la Grand Central

El ataque, perpetrado en la mañana de Navidad, fue realizado por un hombre de 36 años “mentalmente perturbado” contra dos adolescentes de nacionalidad paraguaya.

Escándalo en la Ciudad de Nueva York. El hombre que atacó a dos turistas adolescentes provenientes de Paraguay en la Grand Central, semanas antes fue puesto en libertad condicional por un juez neoyorquino que desoyó los consejos de la Fiscalía que pedían institucionalizar al atacante en un hospital psiquiátrico.

De acuerdo con un reporte del New York Post, el acusado Steven Hutcherson, de 36 años, tuvo problemas con la ley a lo largo del año y menos de dos semanas antes del ataque contra las jóvenes paraguayas había quedado en libertad condicional gracias a la complacencia del juez Matthew Grieco, quien llevó adelante la audiencia contra Hutcherson por haber amenazado aleatoriamente a un extraño en una calle del Bronx.

“Si el juez hubiera responsabilizado a este individuo, dos turistas inocentes, niñas, podrían haber tenido una Feliz Navidad en lugar de una Navidad 'intento de asesinato'”, dijo al NYP una fuente policial.

Semanas antes de los apuñalamientos durante la mañana de Navidad, Hutcherson le había gritado a un hombre desconocido, llamádo Yussif Abdullahi, “¿por qué trabajas para los blancos? Voy a matar a este hombre”.

Un grito similar al que realizó el 25 de diciembre antes de apuñalar a las chicas paraguayas de 16 y 14 años, cuando después de pelearse con empleados de la cadena Tartinery dijo: “Quiero a todos los blancos muertos”.

La decisión del juez Grieco cobra especial polémica porque Hutcherson, a lo largo de las últimas dos décadas, fue arrestado al menos 17 veces y tiene en su historial media docena de denuncias por violencia doméstica de una mujer de Manhattan con la que salió esporádicamente entre 2020 y 2021.

De acuerdo con el reporte del NYP, este mismo año Hutcherson estuvo en prisión en reiteradas ocasiones.

Por ejemplo, pasó tiempo en prisión después de ser detenido en julio por resistirse a un arresto cuando entró en una comisaría del distrito del Bronx de forma agresiva.

El hombre, calificado como “mentalmente perturbado” por fuentes policiales, se negó a irse de la comisaría provocando su arresto por parte de las autoridades que encontraron una daga y una navaja automática durante el cateo.

En esa ocasión, Hutcherson se declaró culpable de un delito menor de posesión de armas y recibió una sentencia de cárcel de 15 días.

El perpetrador del apuñalamiento en la Grand Central de Nueva York también pasó una semana tras las rejas en octubre, cuando fue arrestado después de destrozar una vitrina en los grandes almacenes Bergdorf Goodman en Manhattan, causando daños por $81,000.

Por último, en el caso de la amenaza contra Abdullahi, la policía no recuperó ningún arma perteneciente a Hutcherson, pero sí encontró un cuchillo con mango rojo en su bolsillo cuando fue detenido. El hombre, entonces, se declaró culpable de un cargo menor de agresión en tercer grado, un delito menor que se castiga con hasta 364 días de cárcel. Sin embargo, a pesar de las peticiones de los fiscales, quedó en libertad condicional y menos de dos semanas después casi asesina a dos chicas paraguayas que desayunaban junto con sus padres en la mañana de Navidad.