St. George, la nueva ciudad de Luisiana

El municipio contará con cerca de 100.000 personas, muchas de las cuales llevan años luchando por hacer de la metrópoli una realidad.

Luisiana cuenta con una nueva ciudad: St. George. El municipio, cuya creación se aprobó recientemente, contará con cerca de 100.000 personas, muchas de las cuales llevan desde 2013 luchando por hacer de esta metrópoli una realidad.

St. George será una escisión de Baton Rouge e incluirá a algunos de los residentes más adinerados del municipio. Ellos, al principio, contaban con la oposición de la alcaldesa de Baton Rouge, Sharon Broome, quien finalmente aceptó la decisión de los ciudadanos de la nueva St. George para separarse. Ahora, con el apoyo de la Corte Suprema de Luisiana, St. George finalmente será una realidad al abarcar un área de 60 millas cuadradas en el sureste de East Baton Rouge Parish. Una decisión que celebró, en declaraciones recogidas por Fox News, uno de los principales líderes del movimiento, el abogado Andrew Murrell:

Esta es la culminación del ejercicio de los derechos constitucionales por parte de los ciudadanos. Votamos y ganamos. Ya sea que esté a favor o  en contra de St. George, ahora es su oportunidad, una oportunidad histórica, de crear una ciudad desde el principio, desde cero. Son sus ideas, sus políticas, su forma de vida y ahora pueden unirse y exponerlas y tener a alguien responsable ante ustedes. Ahora comenzamos el proceso de cumplir nuestras promesas de una ciudad mejor. Damos la bienvenida a la mesa tanto a nuestros amigos como a nuestros enemigos para crear St. George.

La ciudad, en vías de consolidarse, aún no cuenta con su propio distrito escolar. Sin embargo, aseguró Murrell, solventar esta cuestión es uno de los próximos puntos que abarcará el municipio de St. George:

Primero creamos una ciudad. No hemos creado un distrito escolar. Son dos cosas distintas. Tienen presupuestos distintos, estructuras de liderazgo distintas. Pero sería deshonesto si no les dijera que lo siguiente en el orden del día sería la creación del distrito escolar de St. George, que debería haberse hecho hace mucho tiempo en una distrito que está casi en el último lugar en un estado que está casi en el último lugar del país en educación.

St. George, ¿una ciudad racista?

La creación de St. George también está rodeada de polémica. El hecho de que los habitantes que residirán en la nueva ciudad sean blancos, adinerados y busquen crear el municipio para reducir la tasa de criminalidad en la zona ha puesto a St. George en el punto de mira. De esta forma, existen voces que aseguran que la nueva ciudad es una excusa para que la gente racista puedan congregarse en un mismo lugar e impedir a los ciudadanos de raza negra formar parte del municipio, las redes sociales se hicieron eco de esta opinión:

Los residentes blancos de Baton Rouge ganan la batalla judicial para formar St. George, separándose de los barrios negros más pobres. Los detractores de la nueva ciudad tachan la iniciativa de "racista", temiendo que dé lugar a la formación de un "enclave blanco." El Tribunal Supremo de Luisiana permite la incorporación.

¿Qué pasará cuando les pillen impidiendo a los negros comprar una casa en San Jorge? ¿Y cuando más negros abran negocios en San Jorge? ¿Qué pasará cuando vote más gente negra en San Jorge? ¿Crearán los racistas de Luisiana otra ciudad exclusivamente blanca?

Los partidarios de St. George, por su parte, niegan ser una ciudad racista. Simplemente buscan mejorar la educación y reducir la tasa de criminalidad en la zona. Y, para ello, consideran que crear la nueva localidad podría ser una solución. Así lo aseguró Murrell, en declaraciones recogidas por The Post Millennial:

Estamos abiertos a todo el mundo. Si quieres más oportunidades, si quieres una vida mejor, si quieres una oportunidad para reducir la delincuencia: St. George. No me importa tu aspecto, a nadie le importa. Nadie lo ha hecho nunca. Es una historia creada como cortina de humo para unir a la gente a una causa. Nunca ha sido verdad.

Estamos preparados para seguir adelante. Hemos tenido un objetivo todo el tiempo, dos objetivos: crear una ciudad de clase mundial que todo el mundo puede estar orgulloso de que es responsable ante sus ciudadanos, y en segundo lugar, hacer una mejor East Baton Rouge Parish. Una parroquia que está en declive, con un alto índice de criminalidad, un sistema educativo deficiente y un número récord de personas que se marchan a otras parroquias que se benefician de esos ciudadanos. Teníamos dos objetivos, mejor ciudad, mejor parroquia, y ahora avanzamos en ese proceso.

Reacciones de los políticos

St. George no ha tenido un camino fácil. Una de sus principales opositoras, la propia alcaldesa de Baton Rouge e East Baton Rouge Parish, Sharon Broome, se opuso a su creación en un principio. Según recuerda New York Post, en aquel momento, la edil se mostró en contra de la creación de la ciudad y llegó a demandarlos alegando que la división provocaría la desviación de más de 48 millones de dólares en ingresos fiscales anuales del gobierno local.

Sin embargo, ahora ha cambiado su versión y, en declaraciones recogidas por New York Times, afirmó que únicamente buscaba "un Baton Rouge unido": "Mi objetivo desde el principio, y siempre será mi objetivo, es abogar por un Baton Rouge unido. Estoy comprometida a servir a los residentes de St. George", aseguró Broome.