Roman Polanski, a juicio civil en Los Ángeles por una supuesta violación en 1973

El juicio se celebrará en agosto de 2025 aunque la presencia del director de cine en California es muy improbable.

(AFP) El director franco-polaco Roman Polanski, demandado por una mujer que lo acusa de violarla cuando era menor de edad en 1973, deberá enfrentar a la justicia por ese caso en agosto de 2025 en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, informó este martes la defensa de la demandante.

"El juez nos dio fecha para el 4 de agosto de 2025 a las 10:00 am para un juicio de diez días con jurado", aseguró Gloria Allred, famosa abogada de Hollywood que ha representado a mujeres en acusaciones similares contra el productor Harvey Weinstein, en el ojo del huracán del movimiento #MeToo, y el actor Bill Cosby.

Polanski, de 90 años, es considerado prófugo en Estados Unidos desde 1978, cuando huyó tras ser acusado de mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años, de nombre Samantha Geimer.

Debido a esto, Allred enfatizó que, aunque su presencia en California es improbable, por tratarse este proceso de un caso civil, "él no tiene que comparecer".

Su cliente, con quien ofreció una rueda de prensa, afirma que Polanski la invitó a cenar en 1973, cuando ella era menor de edad y la llevó a un restaurante donde le ordenó dos tragos de tequila. Dice que comenzó a sentirse mareada y que el famoso director la llevó a su casa en Benedict Canyon, un exclusivo barrio de Los Ángeles, donde la forzó a tener relaciones sexuales. "Ella le dijo: 'Por favor, no hagas esto', y él ignoró sus súplicas", dijo Allred.

La mujer acusó por primera vez al afamado cineasta en 2017, en una comparecencia ante los medios junto a Allred en la que se identificó como "Robin". La demanda fue presentada en junio de 2023 ante la justicia estadounidense.

Polanski enfrenta otro juicio en Francia acusado de difamación por la actriz británica Charlotte Lewis, quien afirma también haber sido víctima sexual del director en 1983, cuando tenía 16 años.

El cineasta de las galardonadas películas El Pianista, Chinatown y El bebé de Rosemary (La semilla del diablo, en España) refutó esta y otras acusaciones de tono sexual de las que ha sido objeto durante su carrera.

Samantha Geimer, en el centro de la acusación de 1977 en Estados Unidos, lo ha apoyado públicamente y llegó incluso a retratarse el año pasado junto a él en una foto que publicó en sus redes sociales.