fbpx

El Pentágono vuelve a denegar el envío de la Guardia Nacional a Washington DC para controlar la inmigración

El departamento de Defensa rechazó la petición de la alcaldesa Bowser, que insistió en solicitar que las tropas colaborasen en la acogida de ilegales en la capital.

Segundo intento y segundo rechazo en apenas unos días. La llegada de inmigrantes Washington D.C. hizo que la alcaldesa, Muriel Bowser (D), volviese a pedir al Pentágono la presencia de la Guardia Nacional en la ciudad, de nuevo con respuesta negativa.

En una carta revisada por Fox News, la secretaria ejecutiva del Departamento de Defensa, Kelly Bulliner Holly, argumentó que "la Guardia Nacional del Distrito de Columbia (DCNG, por su siglas en inglés) no tiene la experiencia ni la capacidad necesaria para cumplir con esta misión".

Por su parte, la regidora señaló en un tuit que garantizará un "sistema humanitario para aquellas personas que llegan a DC antes de ir a su destino final", dando por hecho que los ilegales sólo están de paso en la capital.

Desde abril, aproximadamente 7.000 inmigrantes fueron transportados desde Texas a Washington D.C., según data la oficina del gobernador texano, Greg Abbott.

"Antes, solo Texas y Arizona soportaban la peor parte del caos y los problemas que conlleva. Ahora, el resto del país puede entender exactamente lo que está sucediendo", explicó Abbott. Una crisis que se acentúa con la entrada de criminales y drogas como el fentanilo.

Tensión entre los demócratas

La oleada de inmigrantes que llegan al país por la frontera sur generó discrepancias dentro del Partido Demócrata, tanto que el presidente Biden está preocupado por la postura de algunos de sus hombres fuertes con respecto a su política migraroria.

Hace unos días, el alcalde de Nueva York, Eric Adams, calificó de "verdadera carga" la llegada de inmigrantes procedentes de Texas a la gran manzana; una postura que choca con la política de inacción de la Administración Biden.

La propia Muriel calificó de "insostenible" la situación en la ciudad, denunciando que Washington D.C. ha alcanzado un "punto de inflexión" tras la llegada de inmigrantes. Sin embargo, rechazó la invitación del gobernador Abbott para que acudiese, junto al alcalde de Nueva York, a conocer en primera persona la "invasión" fronteriza que vive el estado de Texas como consecuencia del asalto a la frontera sur del país.