Ocho creadores de contenido en TikTok demandan al Gobierno federal ante la posible prohibición de la red social

El escrito, de 33 páginas, alega que el veto a la plataforma supone una violación de la Primera Enmienda al restringir a "todo un medio de comunicación".

Ocho creadores de contenido en TikTok demandaron este martes al Gobierno federal ante la posible prohibición de la red social. El escrito, de 33 páginas y presentado ante el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos en Washington DC, alega que el veto de la plataforma supone una violación de la Primera Enmienda.

Federal Creator Complaint by rosana.rabago

De esta forma, asegura la demanda a la que obtuvo acceso The Washington Post, la nueva ley atentaría contra los derechos de expresión de las más de 170 millones de personas que emplean la plataforma en los Estados Unidos al prohibir "todo un medio de comunicación":

La ley amenaza con privarlos a ellos, y al resto del país, de este medio distintivo de expresión y comunicación. Prohíbe todo un medio de comunicación y todo el discurso comunicado a través de ese medio, aunque, al menos, la gran mayoría de ese discurso está protegido.

¿Quiénes son las personas que demandan al Gobierno y porqué?

Las personas que demandan al Gobierno, informa el periódico, incluyen a un ganadero de Texas que vende sus productos rancheros, una mujer de Tennessee que habla sobre la crianza de los hijos y tiene un negocio de venta de galletas, un entrenador universitario de Dakota del Norte o una joven universitaria recién graduada en Carolina del Norte que intenta educar en la red social a las mujeres sobre la violencia sexual y la política.

También firman el escrito judicial un rapero y veterano de la Fuerza Aérea que publica vídeos en los que pregunta a la gente por la Biblia; una creadora de estilos de vida en DC, un experto en belleza en Atlanta y propietario de una marca de cuidado de la piel; y un creador de Arizona que destina su contenido a hablar sobre comedia, moda y relaciones.

La demanda asegura que todos ellos afirman que prohibir la aplicación en el país no sólo afectaría a su economía personal, sino que también perderían un medio que, para ellos, es fundamental a la hora de dar sus discursos y expresarse:

Aunque provienen de diferentes lugares, profesiones, estilos de vida y tendencias políticas, están unidos en su opinión de que TikTok les proporciona un medio único e irremplazable para expresarse y formar una comunidad.

TikTok demanda al Gobierno estadounidense

Cabe señalar que este escrito judicial aparece una semana después de que TikTok demandase, por su parte, al Gobierno de los Estados Unidos, alegando también que el veto de la red social atentaba contra los derechos de expresión de los estadounidenses.

Esa es la principal preocupación que plantea a los legisladores la nueva ley. Denominada Ley para Proteger a los Estadounidenses de Aplicaciones Controladas por Adversarios Extranjeros, la norma prohibiría TikTok en todo el país a no ser que ByteDance se deshiciese de ella y la vendiese a algún norteamericano.

Por su parte, el Departamento de Justicia continúa defendiendo la nueva normativa. Tras enterarse de la demanda presentada por los creadores de contenido, el organismo gubernamental emitió un comunicado, recogido por NBC News, en el que aseguró que estaban trabajando para "defender la legislación ante los tribunales":

Esta legislación aborda preocupaciones críticas de seguridad nacional de una manera consistente con la Primera Enmienda y otras limitaciones constitucionales. Esperamos defender la legislación ante los tribunales.

Al igual que sucedió con otras demandas presentadas por creadores de contenidos, el bufete de abogados Davis Wright Tremaine será el encargado de defender a los tiktokers. Según aseguró la abogada principal del caso Ambika Kumar a la cadena de televisión, el bufete está financiado por la propia red social que está decidida a impedir que se prohíba TikTok en los Estados Unidos:

Nuestros clientes confían en TikTok para expresarse, aprender y encontrar una comunidad. Esperan reivindicar no sólo sus derechos de la Primera Enmienda, sino también los derechos de los otros aproximadamente 170 millones de estadounidenses que también usan TikTok.  La prohibición es un ataque pernicioso a la libertad de expresión que es contrario a los principios fundacionales de la nación.