Nueva York ordena el desalojo de los inmuebles cercanos y de la sinagoga bajo la cual se encontró un pasadizo subterráneo

El Departamento de Edificios de la ciudad tomó esta decisión para "estabilizar los edificios por encima del túnel" y para "garantizar la seguridad de los ocupantes".

Nueva York ordenó este jueves el desalojo de los inmuebles cercanos y de la sinagoga bajo la cual se encontró un pasadizo subterráneo. Fue el Departamento de Edificios de la ciudad quien tomó esta decisión para "estabilizar los edificios por encima del túnel" así como para "garantizar la seguridad de los ocupantes". Así lo aseguró Andrey Rundasky, portavoz de la agencia, en un correo electrónico enviado a AP:

Como resultado de esta amplia investigación, hemos emitido órdenes de trabajo de emergencia para estabilizar los edificios por encima del túnel, órdenes de desalojo en partes de los edificios para garantizar la seguridad de los ocupantes, y medidas de ejecución contra los propietarios por el trabajo ilegal.

El túnel, encontrado a principios de esta semana, se construyó de forma ilegal bajo el templo. Sin embargo, no se dio a conocer de su existencia hasta el martes, cuando un grupo de "estudiantes extremistas" intentó impedir a las autoridades tapiar el pasadizo que, según aseguraron varias personas, habían construido para poder acceder al edificio.

Uno de ellos fue el portavoz de Jabad, Motti Seligson, quien aseguró, en declaraciones recogidas por NBC, que la construcción del pasadizo subterráneo era un acto de vandalismo deshonesto que habían cometido estos "extremistas que atravesaron el muro de la sinagoga, destrozando el santuario, en un esfuerzo por preservar su acceso no autorizado".

Nueva York ordena evacuar tres edificios cercanos

La obra ilegal causó también daños estructurales en dos edificios cercanos. Según detalló Rundasky, ambas estructuras cuentan con un único piso y se desalojaron parcialmente por razones de seguridad.

Otro edificio, uno de ladrillo de dos pisos que está detrás de la sinagoga, también tuvo que ser evacuado. En este caso fue porque los jóvenes emplearon apuntalamiento inadecuado y rudimentario para construir el pasadizo. Además, las aberturas de las paredes habían creado un daño potencial en los edificios adyacentes.

Según explicó Rundasky, los propietarios de los edificios afectados ya contrataron a un arquitecto, un ingeniero y un contratista para llevar a cabo las labores necesarias para garantizar la seguridad. Lo mismo hizo la sinagoga, que también se enfrenta a una investigación por la construcción del túnel.