fbpx

Michigan: las escuelas recomiendan el cambio de sexo de los niños a espaldas de sus padres

El Departamento de Educación aplica un programa que sugiere a los maestros ocultar si el menor tiene "tendencias suicidas".

El Departamento de Educación de Michigan aplica un programa que promueve una teoría de "fluidez de género" en los niños y anima a los maestros a "facilitar la transición sexual" de los menores sin el consentimiento de los padres.

El periodista Christopher F. Rufo del City Journal tuvo acceso a la documentación interna de un programa de capacitación que se les enseñó a los profesores del estado a llevar a cabo la misión del Departamento de Educación. El plan se hizo por primera vez en 2020 y se reformuló para empleados de escuelas públicas para el año escolar 2021-2022.

Según los autores del programa, en el mundo se ha creado la concepción falsa de que "el género es binario" con el objetivo de oprimir a las minorías raciales y sexuales. El Departamento de Educación alienta a los maestros a acabar con "las creencias que se replican a través de la cultura y las instituciones educativas".

Romper con el "binario del género"

Los autores defienden que el primer paso es romper con el binario de género. La capacitación recomienda que los maestros abandonen los términos comunes como "niños y niñas", y los reemplacen con variaciones neutrales como "terrícolas", "personas con penes" y "personas con vulvas".

El Departamento de Educación aconseja a los maestros crear clubes de “Gender & Sexuality Alliance”. Estos grupos utilizan nombres falsos como "Club de liderazgo" o "Todos por la igualdad" para ocultar su verdadero propósito a los padres. Y están diseñados con el único objetivo de inculcar el "activismo de género progresista" y promover la "fluidez sexual" en los menores. Los docentes, a diferencia de los padres, sí conocen los fines del programa.

Seguir adelante incluso con "tendencias suicidas"

En la capacitación se les enseña a los empleados de las escuelas cómo facilitar el cambio de sexo de los niños, manteniendo el proceso en secreto para los padres. Se les exige confidencialidad sobre el nuevo nombre, los pronombres y la identidad sexual del estudiante. La familia no puede estar enterada, a menos que el niño indique lo contrario. Incluso si un estudiante tiene "tendencias suicidas", se recomienda que los funcionarios escolares mantengan la transición sexual del estudiante en secreto ante los padres.

Para defender el programa, los creadores señalan la guía del Título IX de la Oficina de Derechos Civiles de la Administración Biden: “Las escuelas deberían usar el nombre y los pronombres que exigen los estudiantes”. En una declaración, el Departamento de Educación de Michigan defendió el programa para "respetar a todos los niños" y "satisfacer las necesidades de sus estudiantes LGBTQ".