Leap day: ¿Por qué este 29 de febrero es un día bisiesto?

Los calendarios se ven alterados, cada cuatro años, para corregir el desfase que existe con la duración de un año solar.

El 29 de febrero es un día que sólo se vive cada cuatro años. Y es que, en realidad, el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol es más de lo que se suele creer: 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,10 segundos. Sin embargo, el calendario usado por Occidente -el gregoriano- sólo tiene 365 días y es por ello que este día conocido también como 'leap day' sirve para corregir el desfase que existe con la duración de un año solar.

"Como el calendario usado en Occidente desde el año 1582, el gregoriano, dispone únicamente de 365 días exactos, requiere que cada cuatro años haya que corregir esa acumulación no cuantificada de tiempo: ¼ de día cada año", explica National Geographic.

"Los romanos tenían un calendario caótico"

De acuerdo con el medio de comunicación, fue Julio César quien comenzó a impulsar el uso de un calendario que considerara ese desfase con el año solar tras un viaje a Egipto. En ese momento, pidió al académico Sosígenes diseñar un calendario que se adaptase. Fue así entonces cuando Sosígenes definió un calendario de 365 días que contase con uno adicional cada 4 años.

"Ya los egipcios contaban con un calendario que tenía en cuenta ese posible desfase con el año solar. De hecho, cuando alrededor del año 48 a.C. Julio César viajó a Egipto, quedó fascinado por la exactitud y eficiencia de su calendario. Y es que, por aquel entonces, los romanos tenían un calendario caótico, donde reinaban unos grandes desfases debido a su imprecisión", resaltó National Geographic.

El calendario juliano estuvo vigente durante casi 1600 años en todo Occidente. Fue entonces, en el año 1582, cuando el Papa Gregorio XIII promulgó una ley en la que corrigió los desfases que también se pudieron crear con el calendario juliano y de esa manera llegó un nuevo calendario: el gregoriano. Estableciéndose el 29 de febrero como el día bisiesto.