La UPenn tiene un nuevo presidente interino tras la renuncia de Liz Magill por sus declaraciones antisemitas

En un comunicado la Universidad de Pensilvania anunció que el Dr. J. Larry Jameson aceptó asumir el rol con efecto inmediato.

Este martes, la Universidad de Pensilvania anunció que ya tiene un nuevo presidente interino que reemplazará a Liz Magill. De acuerdo con el comunicado, el Dr. J. Larry Jameson es quien asumirá el rol.

Jameson, quien anteriormente se desempeñó como vicepresidente ejecutivo del Sistema de Salud de la Universidad de Pensilvania, aceptó asumir el liderazgo interino de la institución educativa con efecto inmediato. Esta designación sigue a la dimisión de Magill, quien enfrentó múltiples críticas tras dar un testimonio antisemita en una audiencia del Congreso.

En un comunicado, la presidenta interina de la Junta Directiva, Julie Beren Platt, expresó: "Penn tiene la suerte de contar con el beneficio de la experiencia y el liderazgo del Dr. Jameson durante este tiempo de transición. Un ciudadano universitario consumado y el decano actual con más años de servicio, el Dr. Jameson es un líder colaborativo, innovador y visionario con un amplio compromiso con cada una de las 12 escuelas de Penn".

La renuncia de Magill

El cambio de presidente se produjo después de que Magill presentara su renuncia al cargo “voluntariamente” .

Magill se enfrentó a múltiples críticas y a una fuerte presión por parte de estudiantes, exalumnos, donantes y políticos por su participación en una audiencia del Congreso el 5 de diciembre.

Durante la audiencia, la representante republicana de Nueva York, Elise Stefanik, le preguntó sobre si los llamamientos al genocidio de judíos violarían las políticas de la universidad, a lo cual Magill respondió: "Si el discurso se convierte en conducta, puede ser acoso, sí. Es una decisión que depende del contexto”.

Magill se retractó de sus comentarios en un video publicado poco después de su testimonio. "No me centré, pero debería haberlo hecho, en el hecho irrefutable de que un llamado al genocidio del pueblo judío es un llamado a algunas de las violencias más terribles que los seres humanos pueden perpetrar”, dijo Magill. Sin embargo, sus disculpas no lograron frenar las consecuencias de sus declaraciones iniciales.