La Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill no invertirá más en inclusión para invertir en seguridad tras las manifestaciones antisemitas

"Es importante considerar las necesidades de los 30.000 estudiantes, no sólo de los aproximadamente 100 que podrían querer interrumpir las operaciones de la universidad", expresó el vicepresidente del comité de presupuesto.

La Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Chapel Hill desmantelará los programas de diversidad, equidad e inclusión (DEI), luego de que la junta directiva decidiera de forma unánime que los fondos utilizados en esas políticas deberían ser redirigidos hacia la seguridad del campus.

Tras una votación que se llevó a cabo este lunes, la junta universitaria aprobó un importante cambio que reasignará los 2,3 millones de dólares que gasta la institución en programas DEI en fondos para la policía universitaria y la seguridad pública.

El presidente de la junta, David Boliek, explicó que la administración decidió aumentar los fondos para las fuerzas del orden de la universidad luego de que las protestas antiisraelíes alcanzaran llegaran a su punto más crítico en los campus de todo el país. Sin embargo, aclaró que los programas DEI ya estaban bajo escrutinio antes de que iniciaran las violentas manifestaciones antisemitas.

"Es importante considerar las necesidades de los 30.000 estudiantes, no sólo de los aproximadamente 100 que podrían querer interrumpir las operaciones de la universidad. Le quita recursos a otros”, comentó también el vicepresidente del comité de presupuesto, Marty Kotis.

La decisión de la junta se adelantó a la votación sobre la restricción de los programas DEI que tiene prevista realizar la próxima semana, la Junta de Gobernadores de la UNC, que supervisa las 17 universidades públicas del estado.

Si la junta completa de 24 miembros vota a favor de la derogación de esta política, esta entraría en vigor de forma inmediata, uniéndose la UNC a otras importantes universidades de la nación que ya han decidido desmantelar las oficinas DEI.

Recientemente, la Universidad de Florida también avanzó en este tema al eliminar el programa de diversidad y utilizar esos fondos en la contratación de profesores, y otras instituciones también han tomado medidas para dar marcha atrás a este tipo de políticas woke. Por ejemplo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) anunció la semana pasada que eliminaría las solicitudes de declaraciones de su proceso de contratación de profesores.