La hija de Hunter Biden, Naomi, se subió al estrado para defender a su padre tras la compra del arma en 2018

La Fiscalía estableció que la droga encontrada en la camioneta de Hunter no podía ser de su hija, quien le devolvió el auto el 19 de octubre tras haberlo pedido prestado.

La hija de Hunter Biden, Naomi Biden, se subió al estrado este viernes convirtiéndose en una de las testigos finales en el juicio contra el hijo del presidente.

La defensa todavía debe decidir este fin de semana si Hunter testificará o no en el caso, donde se acusa al hijo de Joe Biden de tres delitos graves por mentir en un formulario federal de compra de armas al afirmar que no consumía drogas.

Naomi se plantó en el estrado para intentar darle fuerza al argumento de la defensa de que Hunter supuestamente estaba sobrio al momento de comprar el arma en 2018. Sin embargo, la Fiscalía cuestionó las aseveraciones de la hija de Hunter mostrando episodios problemáticos de la vida privada del acusado.

En general, Naomi, de 30 años, habló en voz baja y se mostró visiblemente afectada durante su testimonio declarando que su padre “parecía genial, parecía esperanzado” cuando lo vio el 18 o 19 de octubre de 2018 en Nueva York, cuando le devolvió un vehículo que había tomado prestado en un momento determinado.

Dicho encuentro se dio varios días antes de que Hunter Biden comprara el arma problemática, un revólver Colt Cobra de calibre 38, que luego poseyó ilegalmente por 11 días, según la Fiscalía.

Después del encuentro en Nueva York, la entonces novia y excuñada de Hunter, Hallie Biden, testificó que descubrió el arma y se deshizo de ella en un testimonio devastador para la defensa.

La Fiscalía acorrala a Naomi

Naomi declaró que meses antes del episodio del arma, en agosto, visitó a su padre en Los Ángeles mientras éste se encontraba en un programa de rehabilitación de drogadictos.

“Era lo más lúcido que lo había visto desde que murió mi tío”, dijo Naomi, refiriéndose a Beau Biden, hermano de Hunter Biden.

En el contrainterrogatorio, el fiscal Leo Wise presionó a Naomi y, en algún momento, le preguntó si alguna vez había presenciado a su padre consumiendo drogas. Ella respondió que no.

Sin embargo, posteriormente, Wise mostró detalles sobre la relación entre Naomi y Hunter demostrando que ambos estaban, cuanto menos, distantes, con ella intentando mejorar la relación con su padre.

Particularmente, el fiscal mostró al jurado algunos mensajes de texto emotivos entre Naomi Biden y su padre durante ese período de mediados de octubre.

“Estoy muy triste, no puedo soportar esto”, dijo Naomi a su padre, añadiendo que “realmente quiero pasar tiempo contigo”.

Hunter respondió: “Siento haber estado tan ilocalizable (…) No es justo para ti”.

El momento en el que se intercambiaron estos mensajes de texto es crucial para el argumento de la Fiscalía, pues ocurre justo en los días donde Hunter compró el arma de fuego.

El contexto era que Naomi quería concretar un encuentro con su padre en Nueva York para devolverle una camioneta prestada que había utilizado para mudarse en Washington D.C. con su novio, Peter Neal. La idea era darle a Hunter su auto y llevarse el Cadillac de Joe Biden.

Sin embargo, Hunter permaneció “ilocalizable” durante tres días, provocando la exasperación de su hija, que finalmente envió los emotivos mensajes a su padre.

Cuando finalmente Hunter respondió los mensajes a Naomi, hizo una extraña petición para ella y su novio: que entregaran la camioneta en el centro de Manhattan a las 2 de la madrugada del 18 de octubre de 2018.

El intercambio no tuvo lugar esa madrugada ni tampoco en la tarde del 18 de octubre, pero sí después.

Al día siguiente, el 19 de octubre de 2018, Naomi y Hunter finalmente pudieron concretar el intercambio de vehículos. Y durante el testimonio, donde ella mismo admitió haber estado nerviosa, Naomi recordó que la camioneta estaba en buenas condiciones, sin drogas o algo parecido dentro del vehículo.

Cuatro días más tarde, el 23 de octubre, Hallie Biden dijo que encontró el arma de Hunter y la arrojó a un cubo de basura junto a una tienda de comestibles.

En ese momento la Fiscalía estableció que la droga detectada en la camioneta de Hunter Biden no podía ser de Naomi, sino de Hunter.

Según la Fiscalía, la naturaleza de los mensajes de texto mientras la hija trataba de organizar el intercambio de coches sugiere que Hunter estaba consumiendo drogas en ese momento, probando su caso.

Al terminar el interrogatorio, Naomi bajó del estrado y le dio un abrazo a su padre, quien se sacó las lágrimas durante el testimonio. La primera dama, Jill Biden, estuvo nuevamente presente en la Corte.