La guerra de la prensa contra Israel

A menudo, los medios difunden sin verificar la información proporcionada por Hamás, lo que lleva a condenas precipitadas contra Israel. Estas son algunas de las noticias falsas o tergiversadas más importantes que se publicaron para demonizar al Estado judío tras la masacre del 7 de octubre.

La guerra en Gaza, así como cualquier otro conflicto bélico moderno, no se libra solo en el campo de batalla, sino también en la prensa. Por un lado, está Israel, la única democracia del Medio Oriente, donde además de los datos oficiales proporcionados por las autoridades, pueden trabajar con libertad diversos medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales para informar sobre lo que está aconteciendo allí. Del otro lado está Hamás, la organización terrorista y autoritaria que gobierna en Gaza, donde no hay libertad de expresión y toda la información que sale desde la Franja es suministrada por el grupo islamista. 

En pocas palabras; de un lado están todas las lupas del mundo puestas, incluso las israelíes, ya que el Gobierno debe rendir cuentas permanentemente en un país donde rige una democracia con división de poderes; y del otro lado está el relato de Hamás y solo el relato de Hamás. Sin embargo, en reiteradas ocasiones, una gran parte de la prensa mundial decide tomar la información brindada por el grupo terrorista como verídica, sin la necesidad de verificar ni investigar absolutamente nada.

El Incendio en Rafah que causó decenas de muertos durante una operación antiterrorista israelí

Recientemente, Israel fue blanco de fuertes condenas internacionales luego de que decenas de palestinos murieran durante una operación para eliminar a dos altos mandos de Hamás en Rafah, Franja de Gaza.

La prensa internacional se apresuró a sugerir que se trató de un ataque deliberado de las FDI contra un campo de desplazados -tal como Hamás quiso que se reportara- y varios líderes mundiales no dudaron en condenar al Estado judío. Sin embargo, según resultados preliminares de la investigación que está llevando a cabo Israel, en el edificio atacado, donde se encontraban Yassin Rabia y Khaled Nagar, los altos mandos de Hamás eliminados, había una gran cantidad de munición lo que, de acuerdo con la investigación, produjo explosiones secundarias y el incendio que acabó con la vida de decenas de desplazados. 

La investigación agrega que ni las FDI ni el Shin Bet (Servicio de Seguridad Interior) tenían conocimiento de las municiones almacenadas en ese edificio. El Ejército manifestó que en el ataque se utilizaron dos "misiles inteligentes" de 17 kilogramos lanzados desde un avión de combate. Y añadieron que este tipo de proyectiles suelen usarse para realizar “ataques quirúrgicos”. De hecho, subrayaron que se han utilizado en cientos de ofensivas sin causar daños en los alrededores del blanco. "Usamos estos misiles para atacar a terroristas que estaban en una habitación. Cuando había civiles en otro cuarto o en el apartamento contiguo, los misiles impactaban en el objetivo sin que los civiles en una estructura adyacente sufrieran daño alguno”, señalaron las FDI. 

No obstante, las fuerzas israelíes reconocieron que si hubieran tenido conocimiento de la munición almacenada en el edificio donde se encontraban los terroristas eliminados, seguramente la operación se habría llevado a cabo de otra manera. Además, tras analizar información de inteligencia y diversos videos del hecho difundidos en las redes sociales, las FDI estimaron que “se produjeron explosiones secundarias en el lugar por el almacenamiento de municiones de Hamás”.  

Daniel Hagari, portavoz de las FDI, subrayó en una declaración a los medios extranjeros que Hamás ha estado disparando cohetes desde el área bombardeada por Israel desde la masacre del 7 de octubre. Además, el Ejército publicó una grabación de una comunicación telefónica entre dos residentes de Gaza, en la que afirman específicamente que las municiones almacenadas por Hamás en el lugar se incendiaron y explotaron como consecuencia de la ofensiva israelí, lo cual indicaría que el grupo terrorista oculta armamento entre la población civil. Hagari concluyó que solo las municiones israelíes no podrían haber provocado un incendio de semejante tamaño

La ONU redujo casi a la mitad el número de niños y mujeres muertos en Gaza

A mediados de mayo, Naciones Unidas redujo prácticamente a la mitad las cifras de mujeres y niños muertos en Gaza. En concreto, el pasado 8 de mayo, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés), señaló que el número de mujeres que han perdido la vida desde el inicio de la respuesta israelí a la masacre del 7 de octubre ascendía a 5.000, frente a los 9.500 que indicaban dos días antes, dando por buenas las cifras facilitadas por Hamás. El número de niños muertos por el conflicto también se había desplomado de 14.500 a 8.000. Curiosamente, la retirada de unas 11.000 personas de la lista de fallecidos no se reflejaba en el número total de bajas civiles según el organismo, que en ese momento rozaba los 35.000 muertos.

En declaraciones recogidas por el National Post, David Adesnik, director de investigación de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), con sede en Washington, apuntó a que el origen de la rectificación se encuentra a que la ONU ha decidido "discretamente" dejar de utilizar las estadísticas ofrecidas por la Oficina Gubernamental de Medios de Comunicación (OMG), en manos de Hamás. Además, el organismo sigue sin discriminar cuántos de los muertos citados pertenecían a la organización terrorista y operaban como miembros de su milicia.

Al Jazeera y la falsa historia de los abusos sexuales perpetrados por soldados israelíes en un hospital

En marzo del corriente año, la cadena de noticias qatarí Al Jazeera decidió retractarse y eliminar una serie de contenidos que acusaban a las Fuerzas de Defensa de Israel de cometer abusos sexuales en el hospital de Al Shifa, en Gaza.

La polémica alcanzó una gran difusión después de que Al Jazeera publicara el testimonio de una mujer que aseguró haber sido testigo de violaciones a mujeres palestinas en el interior del hospital gazatí.

El medio qatarí eliminó poco después la publicación sin añadir muchos más detalles. El reporte fue sin embargo recogido por muchos otros medios. En su testimonio, la mujer palestina aseguró que los soldados de las FDI echaron los cuerpos de mujeres mutiladas a sus perros, entre otras descripciones cruentas de violencia.

Un exdirectivo de la cadena realizó algunas aclaraciones a través de una publicación en redes sociales. Abu Hilalah, que fue parte de la cúpula del medio estatal qatarí, aseguró que la historia publicada por Al Jazeera no era veraz. Sin citar fuentes, el directivo añadió que la mujer que dio su testimonio acabó confesando que la historia no era verídica.

Esta noticia falsa derivó, llamativamente, en que varios medios de comunicación e influencers propalestinos, como Sulaiman Ahmed, que dicen dudar de las violaciones a mujeres por parte de terroristas de Hamás durante la masacre del 7 de octubre, creyeran inmediatamente esta falsa historia, la cual difundieron sin titubeos como si fuese real.

El falso asesinato de dos cristianas perpetrado por un francotirador israelí en una iglesia católica

En diciembre pasado, el Patriarcado Latino de Jerusalén denunció que un francotirador israelí mató a una madre y su hija en la iglesia católica de la Sagrada Familia en Gaza.

La noticia, que fue replicada por una gran cantidad de medios de comunicación, causó una profunda indignación a nivel mundial. De hecho, el papa Francisco condenó el presunto asesinato de Nahida Khalil Anton y su hija Samar Kamal.

Sin embargo, las pruebas sobre el hecho brillaron por su ausencia y las FDI afirmaron en aquella oportunidad que durante el diálogo con representantes de la comunidad, no surgieron informes de un ataque a la iglesia, ni de civiles heridos o muertos.

El falso ataque al personal médico del Hospital Shifa 

La cadena británica BBC informó en noviembre pasado que las FDI habían atacado al personal médico y a personas que hablaban árabe en el Hospital Shifa en Gaza. 

No obstante, la cadena se vio obligada a pedir disculpas y rectificar debido a que en realidad las fuerzas israelíes habían ingresado a la institución médica con su propio personal de habla árabe con el fin de brindar asistencia a los pacientes que necesitaban ayuda.

El falso ataque de Israel a una iglesia ortodoxa 

Días después del comienzo de la guerra entre Israel y Hamás tras la masacre del 7 de octubre, algunos medios de comunicación -entre los que se encuentra Al Jazeera- y cuentas de redes sociales compartieron un video viral en el que se afirmaba que aviones israelíes habían bombardeado la iglesia ortodoxa San Porfirio en Gaza.

Sin embargo, muchos medios de comunicación confirmaron que se había tratado de una noticia falsa, ya que la iglesia estaba intacta, y que el bombardeo que aparecía en las imágenes no estaba relacionado con una ofensiva contra este templo. 

El falso ataque israelí al Hospital Bautista Al-Ahli 

En octubre del 2023, la organización terrorista Hamás afirmó que al menos 500 palestinos murieron en un bombardeo contra el Hospital Bautista Al-Ahli en la Ciudad de Gaza perpetrado por el Ejército israelí. Sin embargo, luego se confirmó que el incidente fue causado por el lanzamiento fallido de un cohete por parte de la Yihad Islámica.

Diversas investigaciones y el hecho de que el hospital apareciera intacto en imágenes publicadas tras el incidente, ya que el cohete cayó en el estacionamiento del lugar, demostraron que los medios de comunicación se apresuraron al tomar como verídica la información brindada por Hamás. De hecho, tras haber publicado la noticia basándose en datos otorgados por el grupo terrorista palestino, el New York Times publicó una nota de editores pidiendo disculpas por su cobertura del incidente.

Israel no miente, asume la responsabilidad cuando tiene que hacerlo e investiga siempre

La guerra que está librando Israel contra Hamás no es sencilla, especialmente teniendo en cuenta que consiste en combates urbanos y que los terroristas usan a civiles como escudos humanos

En este contexto, es de esperar que las FDI cometan errores. Sin embargo, a diferencia de sus enemigos, Israel investiga, asume la responsabilidad y pide las disculpas pertinentes cuando tiene que hacerlo, tal como lo hizo cuando siete trabajadores humanitarios de la organización World Central Kitchen murieron luego de que soldados de las FDI los confundieran terroristas o cuando combatientes del Estado judío mataron en Gaza a tres rehenes israelíes, a quienes también identificaron erróneamente como islamistas radicales.  

El contraste entre ambos bandos es indiscutible, pero por algún extraño motivo se toma a Hamás como una fuente más fidedigna de información. El bienestar de los civiles en Gaza e Israel no es sólo responsabilidad del Estado judío; la comunidad internacional debe prestar su colaboración para que la guerra se acabe, ayudando a erradicar a Hamás y otros grupos islamistas, con el fin de alejar a Irán de la región. Nada de esto puede suceder cuando los medios de comunicación basan su labor en la mentira.