La crisis que no cesa: no hay policías donde más se necesitan

Grandes ciudades y estados del país se enfrentan a una escasez de agentes sin precedentes. En Austin (Texas) un área se quedó sin un solo oficial activo durante unas horas un día sábado.

La escasez policial en Austin (Texas) se acentúa. Los residentes de la ciudad expresan su preocupación debido a los largos tiempos de espera que transcurren para obtener respuesta en las llamadas al 911.

El Departamento de Policía de la ciudad sufrió una fuerte desfinanciación en el año 2020 (150 millones de dólares menos del presupuesto, un 34%). Esto agravó la escasez de personal, la ausencia de contratos sindicales policiales y provocó un aumento de la delincuencia y crimen.  A a pesar de que al año siguiente la Legislatura de Texas aprobó una ley que esencialmente obligaba a Austin a restablecer la financiación, la escasez de agentes persiste.

Austin, al borde de un colapso de personal policial

El nivel de escasez alcanzó en febrero de este año su punto máximo cuando una zona de la ciudad se quedó sin un solo agente activo durante unas horas un día sábado. El presidente de la Asociación de Policía de Austin, Michael Bullock, aseguró en declaraciones a Fox, que la ciudad está al "borde del colapso":

Los consejos y líderes anteriores han trabajado activamente en contra de nuestros funcionarios y departamento, lo que ahora nos ha puesto en una crisis de personal en caída libre (...) Cada año desde 2017, hemos perdido más oficiales de los que hemos contratado. Tuvimos que desmantelar nuestras unidades especializadas y obligar a los detectives a trabajar como refuerzo en las patrullas solo para intentar responder a las llamadas al 911 (...) Nuestra dotación de personal se ha reducido al menos 15 años y, al mismo tiempo, hemos enfrentado un crecimiento demográfico de más de 250.000 nuevos residentes.

Respecto a la desfinanciación policial, vicepresidente de la Orden Fraternal de la Policía, Joe Gamaldi, señaló que "lo que hizo el ayuntamiento de Austin fue horrible para la comunidad":

No queda nadie para cubrir esta escasez porque el ayuntamiento trata a los funcionarios como escoria. Ahora, las respuestas para llamadas de emergencia duran más de 10 minutos. Algunos distritos se quedan sin personal. El ayuntamiento debería aprender la lección sobre los delitos violentos. 2021 fue el año más alto de asesinatos registrados y, desde entonces, la tasa de homicidios continúa cerca de ese alto y parece que 2024 no será mejor. La gente está muriendo por malas decisiones.

La ciudad de Nueva York y Washington, D.C. 

La ciudad de Nueva York es otro caso, el Departamento de Policía sigue sufriendo una avalancha de renuncias (bajas voluntarias) y jubilaciones. Según datos desvelados por el New York Post, más de 2.500 policías dejaron sus puestos en 2023, esta es "la cuarta cifra más alta en la última década y un 43% más que los 1.750 que lo hicieron en 2018".

El reclutamiento dentro del cuerpo se encuentra en mínimos y va a un ritmo muy lento. Además, los recortes al presupuesto de la Policía que fueron impuestos por el alcalde Eric Adams, son tan grandes "que las próximas cinco clases de la Academia de Policía han sido canceladas". Las reformas y leyes contra la policía aplicadas por muchos de los funcionarios demócratas son una razón determinante por la cuál los agentes deciden dejar el cuerpo.

La Policía Metropolitana de Washington, D.C. es otro ejemplo, Robert Contee -jefe del Departamento- comentó a Fox News que su oficina empleaba centenares de agentes menos que cuando comenzó su cargo en 2021: "Eso es significativo para nuestro departamento de policía". Contee, que también habló en calidad de miembro de la Asociación de jefes de las Grandes Ciudades, dijo que la necesidad de más personal y la retención del mismo tiene "un gran impacto".

Los agentes de policía están ahí fuera trabajando todos los días, cuando están sobrecargados de trabajo es porque no tenemos una dotación de personal adecuada. Eso repercute en el juicio, repercute en las interacciones de los agentes de policía con la comunidad y repercute en muchas cosas.

Otros departamentos de policías en otras ciudades del país enfrentan grandes niveles de escasez. Entre ellos:

- En Dallas, el Departamento de Policía tiene una falta de 550 agentes.

- El Departamento de Policía de Portland busca cubrir más de 100 vacantes.

- En Seattle, Adrián Díaz -jefe de policía- declaró que el departamento se redujo a 135 detectives (menos) en comparación con los 234 de 2019.

Louisiana declara el estado de emergencia 

La escasez policial no se reduce a sólo ciudades, grandes estados también sufren las políticas de desfinanciación policial que provocan la falta de personal:

Louisiana es uno de ellos. El gobernador republicano Jeff Landry declaró el pasado mes de febrero el estado de emergencia por la escasez de agentes de policía. Landry aseguró que la falta de fuerzas del orden provocó en el estado "un aumento de la delincuencia y una menor seguridad pública":

Como antiguo agente de policía y ayudante del sheriff, comprendo el papel vital que desempeñan nuestros agentes del orden en nuestras comunidades. En la actualidad, nuestro estado se enfrenta a una escasez de agentes, lo que se traduce en un aumento de la delincuencia y una menor seguridad pública. La orden ejecutiva de hoy, y la próxima sesión especial sobre la delincuencia, garantizarán que nuestros agentes del orden reciban apoyo y podamos empezar a devolver la ley y el orden a nuestro estado.

En concreto, apuntó la Asociación de Sheriffs de Louisiana, en el estado se estima que, hasta julio de 2023, aproximadamente 1.800 ayudantes en toda la región dejaron su empleo en las diversas oficinas de los sheriffs. Esto, informó la organización, "se tradujo en un nivel récord de empleo y un aumento del tiempo de respuesta".