fbpx

La comunidad hispana celebra el Día del Trabajo

Los hispanos representan más del 17% de la fuerza laboral del país.

Este primer lunes de septiembre el país celebra el Día del Trabajo, un homenaje a los trabajadores estadounidenses en una festividad que se remonta a finales del siglo XIX. El Labor Day reconoce la aportación de los trabajadores a la fortaleza, la prosperidad y el bienestar de los Estados Unidos.

Antes de ser una fiesta federal, el Día del Trabajo fue incorporándose a las legislaciones estatales. Nueva York fue el primer estado en presentar un proyecto de ley, pero Oregón fue el primero en aprobar una ley que reconocía el Día del Trabajo, el 21 de febrero de 1887. Varios estados fueron incorporando la festividad en los años posteriores hasta que finalmente,el 28 de junio de 1894, el Congreso aprobó una ley que convertía el primer lunes de septiembre de cada año en un día festivo en todo el país.

Origen del Día del Trabajo

Según recordó el Departamento de Trabajo, no está claro de quién surge la instauración del Día del Trabajo. Algunos registros muestran que en 1882, Peter J. McGuire, secretario general de la Hermandad de Carpinteros y Ebanistas y cofundador de la Federación Americana del Trabajo, sugirió que se reservara un día para una "fiesta general para las clases trabajadoras". Sin embago, muchos creen que fue el maquinista Matthew Maguire, y no Peter McGuire, quien fundó la festividad.

Investigaciones recientes parecen respaldar la afirmación de que Matthew Maguire fue quien propuso la festividad en 1882 mientras ejercía como secretario del Sindicato Central del Trabajo en Nueva York. Según la Sociedad Histórica de Nueva Jersey, después de que el presidente Grover Cleveland firmara la ley por la que se creaba el Día del Trabajo a nivel nacional, el Paterson Morning Call publicó un artículo de opinión en el que se afirmaba que "la pluma del recuerdo debería ser para el concejal Matthew Maguire de esta ciudad, que es el autor indiscutible del Día del Trabajo como día festivo". Tanto Maguire como McGuire asistieron ese año al primer desfile del Día del Trabajo en la ciudad de Nueva York. Fue el martes 5 de septiembre de 1882, doce años antes de su declaración como festividad nacional.

 

Primer Día del Trabajo
Desfile del primer Día del Trabajo en 1882 (Departamento de Trabajo)

La primera fiesta del Día del Trabajo se celebró el martes 5 de septiembre de 1882 en la ciudad de Nueva York. En 1894, otros 23 estados habían adoptado el día festivo y en 1894 pasó a convertirse en una festividad nacional.

La comunidad Hispanic-american y el Labor Day

El Día del Trabajo estadounidense se aleja en el calendario del 1 de mayo, fecha de origen marxista en la que otros países celebran esta festividad. De hecho, la mayoría de países hispanoamericanos celebra la festividad durante el primero de mayo.

En Estados Unidos, los hispanos representan más del 17% de la fuerza laboral del país y las estimaciones prevén que esta cifra se duplique en los próximos años. La población de origen hispano en el país supera los 60 millones de personas. En el año 2000, sólo diez estados registraban más de un 10% de población hispana. En 2020 eran ya 23 y la última actualización eleva la cifra a 27, más de la mitad del total de estados del país. 

Los trabajadores esenciales en los servicios médicos, la producción agrícola, el transporte y distribución de bienes esenciales, los servicios de cuidado a poblaciones vulnerables, las actividades de mantenimiento y limpieza o la generación de agua y electricidad presentan una alta tasa de población hispana. Por ejemplo, según la Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas (NAWS, por sus siglas en inglés), en 2018 un 77% de los trabajadores agrícolas se identificaba como hispano.

La fuerza de la comunidad hispana es evidente y su representación, cada vez mayor en todo el país.  Lo hispano forma parte de los Estados Unidos y cada vez esta más presente en todos los ámbitos. La fuerza laboral es tan sólo uno de ellos.