La Casa Blanca defiende a Israel y afirma que la guerra contra Hamás no es un “genocidio”

La afirmación llega en un momento de tensión entre Estados Unidos y su principal aliado en Medio Oriente.

El asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo que el presidente Joe Biden no considera que la ofensiva militar de Israel contra el grupo terrorista Hamás en Gaza sea un “genocidio”, como denuncian los críticos del Estado israelí.

En declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, Sullivan afirmó que Estados Unidos quiere ver derrotado a los terroristas de Hamas y también señaló que los palestinos se encuentran atrapados en el “infierno” debido a la guerra, con Hamás escondiéndose entre civiles.

“No creemos que lo que está sucediendo en Gaza sea un genocidio. Hemos dejado constancia de que rechazamos esa propuesta”, espetó Sullivan.

Sullivan también dijo que sería un error por parte de Israel llevar adelante una operación militar importante en la ciudad de Rafah. Esta postura, adoptada por la Administración Biden en las últimas semanas, ha provocado tensiones entre Estados Unidos y su principal aliado en Medio Oriente.

Incluso, el presidente Joe Biden amenazó con frenar el envío de armas a Israel si las fuerzas israelíes avanzaban hacia Rafah con una operación militar masiva.

El asesor de seguridad nacional también pidió a la comunidad internacional que presione a Hamás para que vuelva a la mesa de negociaciones y acepte un acuerdo de alto el fuego a través de la liberación de los rehenes israelíes que quedan en Gaza.

En ese sentido, Sullivan dijo Washington está trabajando arduamente para lograr un alto el fuego y un acuerdo de liberación de rehenes. Sin embargo, no hay certeza sobre una fecha potencial para que se selle dicho acuerdo.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias de Gaza, que fungen como brazo de propaganda de Hamás, informa que 35.000 palestinos han muerto durante la guerra. Sin embargo, las cifras no pueden comprobarse de forma independiente.

Dentro de esas cifras las autoridades sanitarias de Gaza incluyen a los terroristas de Hamás que fueron dados de baja por las fuerzas israelíes y también a los civiles palestinos que han muerto por cohetes desviados o mal direccionados lanzados por la propia organización terrorista.

Por otra parte, las FDI dicen que 15.000 agentes terroristas han muerto en Gaza durante su ofensiva militar tras los ataques del pasado 7 de octubre.