J.K. Rowling se arrepiente de no haber hablado antes sobre cuestiones transgénero

Según declaró la escritora de 'Harry Potter', que lleva rodeada de polémica desde 2018, no se pronunció antes sobre el movimiento trans ya que sus allegados le "rogaban que no hablara de ello".

(AFP / VOZ MEDIA) La escritora J. K. Rowling, autora de Harry Potter, reveló el miércoles que se arrepiente de no haber hablado "antes"  sobre los derechos de las personas transgénero, pese a las acusaciones de transfobia contra ella, en un texto en The Times.

Rowling, de 58 años, que vive en la ciudad escocesa de Edimburgo, se ha visto acompañada de controversia desde 2018, tras exponer que los derechos de las mujeres pueden verse amenazados por determinadas reivindicaciones de las personas transgénero.

"Hablé porque, de lo contrario, me habría sentido avergonzada por el resto de mi vida. Lo único que lamento es no haber hablado mucho antes", escribe en un extracto de la colección de textos The Women Who Wouldn't Wheesht, que recoge ensayos de varias mujeres escocesas.

La autora explica que llegó a creer que "el movimiento sociopolítico que insistía en que 'las mujeres trans son mujeres' no era ni bienintencionado ni tolerante, sino que en realidad era profundamente misógino, regresivo, peligroso en sus objetivos y autoritario en sus tácticas".

J.K. Rowling afirma que sus allegados le "rogaban que no hablara" del movimiento transgénico

Rowling añade que al principio siguió esta lucha desde lejos, ya que sus allegados le "rogaban que no hablara de ello", pero que ella estaba decidida a "hablar".

Aunque niega ser transfóbica, las polémicas suscitadas por sus posturas han empañado para algunos el aura que había alcanzado como escritora de origen modesto que gozó de éxito mundial, con más de 600 millones de libros vendidos con su mundo de magos escolares.

La autora se ha encontrado con llamados al boicot, como en 2023 durante el lanzamiento de un videojuego inspirado en Harry Potter titulado Hogwards Legacy.

El actor Daniel Radcliffe, que interpretó a Harry Potter en la versión cinematográfica, fue uno de los que se desvinculó públicamente de ella.

A principios de mayo, Radcliffe dijo que su pelea con Rowling fue "realmente triste".

Refiriéndose a estas polémicas, J. K. Rowling afirma que "nadie que haya vivido una ola de amenazas de muerte y violación le dirá que es divertido", censurando también la falta de "pensamiento crítico" sobre las cuestiones transgénero.