Harvard llega a un acuerdo con los estudiantes antisemitas para desmantelar por completo las protestas

La universidad accedió a reintegrar a las personas que fueron suspendidas por participar en los campamentos y se comprometió a abordar las preguntas sobre las donaciones a Israel.

Tras unas tres semanas de tensión, la Universidad de Harvard llegó a un acuerdo con los vándalos antisraelíes para ponerle fin a las manifestaciones dentro del campus y que se desmantelen los campamentos.

El presidente interino Alan Garber explicó mediante un comunicado, que los manifestantes decidieron ponerle fin a su protesta y retirar los campamentos, luego de que Harvard Yard acordara readmitir a las personas que fueron suspendidas por su participación en los campamentos.

La universidad también se comprometió a reunirse con el presidente del Comité Corporativo sobre Responsabilidad de los Accionistas y otros funcionarios de la Universidad para abordar las preguntas de los estudiantes sobre las donaciones a Israel.

“Ahora más que nunca, es crucial que hagamos lo que mejor sabemos hacer, crear las condiciones para un verdadero diálogo, modelar formas de construir la comprensión, la empatía y la confianza, y perseguir un cambio constructivo anclado en los derechos y responsabilidades que compartimos”, expresó Garber.

Mientras tanto, el grupo detrás de los campamentos y las protestas, Harvard Out of Occupied Palestina (HOOP), publicó su propio comunicado informando sobre los acuerdos y señalando que la universidad suspendió a más de 20 estudiantes y remitió a cargos disciplinarios adicionales a más de 60 personas.

Aunque HOOP accedió a retirar los campamentos, expresó su escepticismo sobre los logros que se puedan alcanzar durante los diálogos con la universidad. “No nos hacemos ilusiones: no creemos que estas reuniones sean logros de desinversión. Estos acuerdos paralelos tienen como objetivo apaciguarnos y alejarnos de la divulgación y la desinversión totales. Tengan la seguridad de que no lo harán”, expresó el grupo.

El acuerdo ha generado opiniones encontradas dentro y fuera del campus. La Alianza de Antiguos Alumnos Judíos de Harvard lo describió como un ejemplo de "mala gobernanza" por parte de la universidad y criticó al presidente interino por dar un trato preferencial a ciertos individuos cuya conducta “no sólo apuntaba a los judíos, sino que también perturbaba y ponía en peligro a la comunidad de Harvard en general”.

El profesor de Fisiología y Medicina de Harvard, Jeffrey Flier, también opinó respecto al acuerdo y expresó: "Estamos en un momento en que los líderes y profesores de Harvard deben marcar el camino hacia un futuro mejor. Esto debería implicar la reafirmación de nuestra misión institucional, una explicación más profunda de los acuerdos realizados y un compromiso para producir un plan de respuesta a futuros acontecimientos con políticas neutrales".