Estos son los 8 países que votaron con Estados Unidos e Israel para desafiar la resolución de la ONU

El texto no vinculante que fue aprobado por la Asamblea General pide un alto al fuego en la Franja de Gaza.

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) aprobó el martes una resolución que pide el alto al fuego en la Franja de Gaza, en medio de la guerra entre Israel y Hamás. A su vez, exige a ambas partes que obedezcan el derecho internacional humanitario y demanda al grupo terrorista que libere a los rehenes que capturó durante los ataques del 7 de octubre, que dejaron un saldo de 1.200 muertos.

Según declaró el presidente de la Asamblea General, Dennis Francis, el texto es un paso importante para ponerle "fin al derramamiento de sangre" en Gaza.

"En este momento, lo que estamos viendo es un ataque contra civiles, la interrupción de la asistencia humanitaria y una profunda falta de respeto por el derecho internacional. Incluso la guerra tiene reglas, y es imperativo que evitemos cualquier desviación de estos principios y valores", sumó.

Por su parte, el embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan, centró su discurso en las atrocidades cometidas por Hamás durante los ataques, particularmente resaltando los "atroces actos de violencia sexual". En cuanto a sus argumentos en contra de la resolución, aseguró que le permitiría al grupo terrorista seguir llevando a cabo sus ataques.

"No hay crímenes de guerra más atroces que las atrocidades cometidas por Hamás. Y quienes apoyan esta resolución están dando carta blanca a los terroristas", añadió.

Los países que se unieron a Estados Unidos e Israel en contra de la resolución

El texto fue aprobado por una abrumadora mayoría de 153 votos a favor, 23 abstenciones y 10 en contra. Precisamente, además de Estados Unidos e Israel, los países que le bajaron el pulgar a la resolución fueron: Austria, República Checa, Guatemala, Liberia, Micronesia, Nauru, Papúa Nueva Guinea y Paraguay.

En cuanto al texto de la resolución, exigía un "alto el fuego humanitario inmediato", reiteró la exigencia "de que todas las partes cumplan las obligaciones que les incumben en virtud del Derecho internacional", exigió la liberación inmediata de los rehenes y aplazó temporalmente el décimo período extraordinario de sesiones de emergencia.