El Ejército chino rodea Taiwán en unos ejercicios militares "de castigo"

Pekín asegura de que se trata de un movimiento en respuesta a los "actos separatistas" de la isla tras la investidura del nuevo presidente.

El Ejército chino rodeó Taiwán en lo que anunció que serán dos días de ejercicios militares "de fuerte castigo" en respuesta a los "actos separatistas" de la isla con la investidura de su nuevo presidente, Lai Ching-te, el pasado lunes. Las autoridades militares taiwanesas respondieron con la movilización de fuerzas marítimas, aéreas y terrestres para "defender la libertad" ante lo que calificaron de "acciones y provocaciones irracionales que socavan la paz y la estabilidad regionales".

Ejercicios que incluyen acercamientos de buques y aviones a Taiwán

La agencia de noticias china Xinhuan informó de que "el Mando del Teatro Oriental del Ejército Popular de Liberación (EPL) chino inició el jueves a las 7.45 horas (hora local) ejercicios militares conjuntos bautizados como Espada Conjunta 2024A,  en torno a la isla de Taiwán". Un movimiento que se desarrollaría en "en el estrecho de Taiwán, el norte, el sur y el este de la isla de Taiwán, así como las zonas alrededor de las islas de Kinmen, Matsu, Wuqiu y Dongyin" y en el que participan "servicios militares, incluidos el Ejército de tierra, la Armada, la Fuerza Aérea y la Fuerza de Cohetes del mando del Teatro".

Según el portavoz del Ejército chino, Li Xi, Espada Conjunta se centra en "el patrullaje conjunto marítimo-aéreo de preparación para el combate, la toma conjunta del control integral del campo de batalla y los ataques conjuntos de precisión contra objetivos clave. Parte de las pruebas incluye "el acercamiento de buques y aviones a la isla de Taiwán y operaciones integradas dentro y fuera de la cadena insular para poner a prueba las capacidades conjuntas de combate real de las fuerzas del mando".

Li señaló que se trata de un "fuerte castigo" a los "actos separatistas de las fuerzas independentistas de Taiwán" y como "severa advertencia" contra la injerencia y la provocación de fuerzas externas.

Taiwán alerta de que la estabilidad regional está en peligro

Por su parte, las autoridades taiwanesas desplegaron fuerzas de por tierra, mar y aire para "defender la libertad" ante esta "provocación" por parte de Pekín. En su cuenta de X, el Ministerio de Defensa condenó el movimiento chino, que "que pone en peligro la paz y la estabilidad regionales" y anunció que están preparados "con firme voluntad y moderación. No buscamos conflictos, pero no nos amilanaremos ante uno. Tenemos la confianza necesaria para salvaguardar nuestra seguridad nacional".