fbpx

Eco-hipócritas: cinco famosos que no predican con el ejemplo

Se les acusa de llevar un tren de vida altamente contaminante.

Un nuevo tipo de conducta se hace cada vez más común: multimillonarios y celebridades alardean de invertir sus fortunas en la lucha contra el cambio climático. Pero muchos son cada vez más criticados por las grandes contradicciones entre lo que dicen y lo que hacen.

Muchas de las celebridades eco-friendly están bajo el ojo público por una práctica que gana fama en las redes sociales: el rastreo aéreo. En Twitter podemos encontrar cuentas como Celebrity Jets, creada por el programador Jack Sweeney, con alertas asociadas al despegue y aterrizaje de aviones privados. Este perfil difunde información como la ubicación y el modelo del aparato, la duración del trayecto, el consumo de combustible y la cantidad de dióxido de carbono (CO2) emitida durante el vuelo.

Estas cuentas publican diariamente vuelos privados de celebridades que dicen apoyar la conservación del medio ambiente y que realmente pertenecen a ese 1% más rico del mundo que produce el doble de emisiones de carbono que la población más pobre. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), el 5% más rico del planeta, la llamada élite contaminante, fue responsable del 37% del crecimiento de las emisiones entre 1990 y 2015.

Elon Musk

El CEO de Tesla promueve proyectos como XPrize Carbon Removal, que donará 100 millones de dólares a las tecnologías más eficaces para extraer de la atmósfera y de los océanos una tonelada al día de dióxido de carbono. El concurso estará vigente hasta el año 2025 y pretende encontrar soluciones que puedan almacenar el carbono durante al menos 100 años.

Una cuenta de Twitter denominada @ElonJet se dedica sólo a difundir las toneladas CO2 que emite el magnate cada vez que viaja en su jet. El CEO de Tesla ofreció 5.000 dólares al creador de la cuenta, Jack Sweeney, por cerrarla. Pero el adolescente, de 20 años, le respondió con una contraoferta de 50.000. El magnate reaccionó bloqueándolo. La cuenta ya tiene más de 480.000 seguidores y critica constantemente el excéntrico y contaminante estilo de vida del Musk.

Jeff Bezos

El fundador de Amazon lanzó en 2020 el Earth Fund, un fondo de 10.000 millones de dólares que se enfoca en crear, expandir, administrar y monitorear áreas protegidas. Amazon creó además un fondo climático, llamado The Climate Pledge, valorado en 2.000 millones de dólares para invertir en nuevas tecnologías para desarrollar una economía de carbono cero de aquí al año 2040.

Los jets privados de Bezos cuestan 150 millones de dólares; uno de ellos lo utilizó para acudir a Glasgow, Escocia, a una cumbre de las Naciones Unidas destinada a reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. El fundador de Amazon publicó en su cuenta de Twitter el momento que compartió con el príncipe Carlos de Gales, que "ha estado involucrado en la lucha contra el cambio climático y en la protección de nuestro hermoso mundo mucho más tiempo que la mayoría", según lo ensalzó.

Bill Gates

El fundador de Microsoft orienta su fondo de inversión hacia organizaciones que promuevan políticas de cero emisiones, destinando a tal efecto más de 1.000 millones de dólares. La compañía fijó objetivos para obtener electricidad 100% renovable para el año 2030 y disminuir la intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero un 30%.

Pues bien, sólo en 2017 Gates realizó 59 vuelos en su jet, cubriendo una distancia de más de ocho veces la vuelta al mundo. Un informe de la Universidad de Lund estimaba que un viaje en el avión privado de Gates emitía alrededor de 1.600 toneladas de dióxido de carbono, lo que equivale a las emisiones anuales medias de 105 personas. El empresario también tiene la dicha de contar con su cuenta en Twitter, @GatesJets, creada también por Sweeney, donde diariamente se publican sus viajes privados, con las toneladas de dióxido de carbono que emiten.

Leonardo DiCaprio

El oscarizado actor fundó una organización dedicada a crear conciencia sobre el cambio climático llamada Earth Alliance, y además es Mensajero de la Paz con esfera prioritaria en el cambio climático, distinción que le concedió el secretario general de la ONU en el año 2014.

Pero también DiCaprio ha recibido críticas constantes por su uso del jet privado para asistir a eventos. Su mayor incidente fue en el año 2016, cuando fue etiquetado como eco-hipócrita por volar ida y vuelta de Francia a Nueva York (13.000 kms) para recibir un premio sobre el cambio climático. Tras una aparición en Global Citizen en Nueva York, en 2019, DiCaprio fue objeto de burlas por su uso de yates y aviones privados.

Taylor Swift

La cantante fue foco de atención junto a la diseñadora Stella McCartney por crear una serie de prendas sostenibles inspiradas en su álbum Lover.

Sin embargo, según una investigación de Yard, Swift es la persona que más contamina con su jet. Swift ha volado 170 veces este año, con una media de 80 minutos y un tiempo total de unos 16 días en el aire. Sus emisiones por esos viajes se calculan en 8.293 toneladas, es decir, mil veces más que el total anual del estadounidense promedio.