Colombia aprueba la prohibición de las corridas de toros a partir de 2027

Gustavo Petro equipara el toreo al asesinato o la quema de seres humanos.

El Congreso de Colombia aprobó este martes la prohibición de las corridas de toros a partir de 2027. Con 93 votos a favor y 2 en contra, la Cámara Baja dio luz verde al texto al que solo le falta la firma del presidente, Gustavo Petro, abiertamente antitaurino, para convertirse en ley. Colombia es uno de los países de mayor tradición taurina de América.

Hasta la entrada en vigor de la prohibición, en tres años, el Gobierno colombiano asegura que buscará alternativas de empleo para los trabajadores que dependen directa o indirectamente de la tauromaquia.

"Es un hito histórico", dijo a la AFP el congresista Juan Carlos Losada, quien dio su respaldo al proyecto. A partir de hoy, Colombia "sale de la triste lista" de países "donde aún se considera la tauromaquia, la tortura animal, como un elemento cultural", agregó el legislador. Otros legisladores, como la senadora y autora de la ley antitaurina, Esmeralda Gómez, estallaban en una alegría histérica junto a  personas disfrazadas de toro en la sede de la soberanía popular colombiana.

Petro celebró la aprobación en su cuenta de X: "Felicitaciones a quienes por fin lograron que no sea un espectáculo la muerte", escribió el presidente colombiano realizando una extraña analogía entre la fiesta de la tauromaquia y la muerte de seres humanos.

El texto aprobado incluye otros espectáculos similares a las corridas que se celebran con becerros y vaquillas. Lo cierto es que, tal y como recoge AFP, la autorización o prohibición de esta actividad depende de los gobiernos locales en virtud de una sentencia de 2018 de la Corte Constitucional, que delegó en el Congreso eventuales restricciones.

Bogotá y Medellín, las dos principales ciudades de Colombia, prohibieron las corridas desde 2020, mientras que en Cali (suroeste) y Manizales (centro-oeste) están permitidas porque son actos centrales de sus fiestas.

Colombia se suma a lista de países que prohíben la tauromaquia en la región, como Brasil, Chile, Argentina, Uruguay y Guatemala. En México, cuatro de los 32 estados han prohibido la fiesta brava. No obstante, en febrero,  un tribunal revirtió una suspensión temporal de las corridas en Ciudad de México. Fue entonces cuando los aficionados, bajo el lema LIBERTAD, volvieron a llenar las plazas tras el levantamiento de la prohibición.

Siete países en el mundo todavía celebran ferias taurinas: Ecuador, España, Francia, México, Perú, Portugal y Venezuela.

En Quito, capital de Ecuador, está prohibido matar al toro. Venezuela ha cancelado algunas corridas y en Perú los tribunales fallaron contra la prohibición en 2020. En España, origen de esta fiesta ancestral, los grupos de izquierda que se autodenominan animalistas continúan presionando para poner fin a la fiesta de los toros, hasta el momento con escaso éxito.