Carolina del Norte: el cierre de un hospital en una localidad rural provoca fuertes reproches de los habitantes contra las administraciones

Los residentes de Williamston son tan sólo un ejemplo de los muchos casos de afectados por los cierres de hospitales. Los ciudadanos responsabilizan a los políticos del aumento de muertes y de los largos desplazamientos para recibir atención sanitaria.

En agosto del pasado año, el General Martin Hospital, ubicado en la ciudad de Williamston (condado de Martin, Carolina del Norte), informó de su cierre tras declararse en situación de quiebra. Desde entonces, los cerca de 5.300 residentes de esta pequeña localidad han tenido que acudir a otros centros situados a decenas de millas de distancia, como el ECU Health Beaufort Hospital, para que los profesionales médicos pudiesen atender sus enfermedades. Esta situación ha derivado en un reproche común de los habitantes contra las administraciones -sea la local, la estatal o la federal- por no poder facilitarles una atención sanitaria adecuada.

Varios de esos residentes en Williamston fueron entrevistados por Associated Press, declarando su descontento con la gestión que las autoridades están realizando. Un ejemplo de esos habitantes consultados fue Bobby Woolard, de 73 años, quien responsabilizó de la situación directamente a los dirigentes:

Si estás gravemente enfermo, aquí no hay ayuda para ti. A nadie parece importarle. Tienes un edificio ahí vacío y a nadie parece importarle.

Otros se quejaron de las largas distancias que tienen que hacer para que un médico les atienda de urgencia. Esta situación está provocando que el número de muertos aumente, tal y como afirmó Linda Gibson, residente en esta localidad: "Sé que todos tenemos que morir, pero parece que desde que cerró el hospital hay mucha más gente muriendo". O Verna Perry, quien dijo: "¿Realmente les importa, comisionados? Si les importara, harían algo para conseguirnos un hospital aquí".

A este último argumentó se sumó el capitán de Williamston Fire and Rescue, Kenny Warren: "Una llamada que solía llevarnos entre 20 y 30 minutos, ahora nos lleva entre una y dos horas, dependiendo de hacia dónde tengamos que trasladarnos".

Mientras tanto, Biden presume de su gestión sanitaria

Williamston es una de las tantas localidades rurales que se vio afectada por el cierre de su hospital. Como el caso del General Martin Hospital, más de 100 centros médicos ubicados en este tipo de zonas cerraron sus puertas y han aumentado los tiempos de espera en las salas de urgencias en todo el país. Mientras tanto, las administraciones no hacen nada por evitar estos cierres y presumen sobre algún avance menor que logran implantar en el ámbito sanitario.

Tal es el caso del presidente Joe Biden que, envuelto en plena campaña electoral, está enfocando parte de sus esfuerzos en jactarse sobre algunas de las medidas que ha llevado a cabo a lo largo de su primer mandato, como evitar que suba el coste de la insulina o sobre sus iniciativas relacionadas con Medicaid. Paradójicamente, a pesar de los cierres de hospitales, en su campaña electoral para las elecciones de noviembre, la atención sanitaria será uno de los puntos claves del programa demócrata, tal y como aseguró Dory MacMillan, directora de comunicaciones de la campaña de Biden en Carolina del Norte, en declaraciones recogidas por Associated Press.