fbpx

Alarma en el Reino Unido por el exceso de muertes no atribuibles al covid

Los aplazamientos y retrasos en los tratamientos debidos al confinamiento podrían estar causando un millar de fallecimientos cada semana.

Los fallecimientos no achacables al coronavirus se están disparando, según los datos del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés), lo cual genera preocupación en las islas.

Tal y como recoge The Telegraph, el número de defunciones es un 14,4% superior a la media de los últimos cinco años. Según el propio NHS, la mayoría son por afecciones cardiacas, derrames cerebrales o diabetes que no se diagnosticaron o no fueron tratados a su debido tiempo debido al confinamiento.

La doctora Charmaine Griffiths, directora ejecutiva de la Fundación Británica del Corazón, mostró su desazón por el incremento de los fallecimientos por cardiopatías:

Estamos profundamente preocupados por los hallazgos iniciales de que el exceso de muertes en los últimos meses parece deberse a enfermedades cardiovasculares.

Los aplazamientos y retrasos podrían estar causando mil fallecidos más cada semana, según la Oficina Nacional de Estadística británica (ONS). Desde junio, se estima que está habiendo un exceso de 10.000 muertes no vinculadas al coronavirus que en el mismo periodo de los últimos 5 años.

Demora en los tratamientos

También la directora ejecutiva de la Asociación de Accidentes Cerebrovasculares británica, Juliet Bouvier, mostró su preocupación:

Esta falta de oportunidades para identificar los factores de riesgo de accidente cerebrovascular es una receta para una mayor mortalidad, o discapacidad en los que sobreviven.

Por su parte, el doctor Charles Levinson, director ejecutivo del servicio privado de médicos de cabecera Doctorcall, afirmó: "Los retrasos en la detección y en la asistencia sanitaria son el principal problema por el que cientos y cientos de personas mueren cada semana". "Mi compañía observa demasiados casos de cánceres y enfermedades cardiacas no detectados, además de un número preocupante de problemas de salud mental", añadió.

En 2020 y 2021 el NHS se volcó en combatir la pandemia, lo que provocó un gran retraso en los demás tratamientos. Ahora, el servicio británico de salud está tratando de reducir la demora, pues el número de pacientes que esperan más de 12 horas para recibir asistencia de emergencia se ha multiplicado.