Alabama aplica la inyección letal al condenado a muerte Jamie Mills por los asesinatos de una pareja de ancianos en 2004

El hombre de 50 años fue declarado muerto a las 18:26 hora local tras recibir una dosis de tres fármacos en una prisión del suroeste del estado.

Jamie Ray Mills, de 50 años, recibió la inyección letal este jueves en Alabama. Con esto, se convirtió en el primer recluso ejecutado por el estado desde que Alabama se convirtió en el primer estado del país en utilizar gas nitrógeno para una ejecución hace unos meses.

De acuerdo con las autoridades, Mills fue declarado muerto a las 18:26 hora local tras recibir una dosis de tres fármacos en una prisión del suroeste de Alabama.

A pesar de que Alabama ya condenó a muerte a un recluso con nitrógeno, la inyección letal sigue siendo siendo el método de ejecución predeterminado en el estado.

La única forma que una ejecución no sea a través de la inyección es que un recluso solicite expresamente la utilización del gas nitrógeno o la silla eléctrica para ejecutar la pena de muerte.

La condena de Mills se debe a que fue declarado culpable en 2007 de asesinato capital por la muerte de Floyd Hill, de 87 años; y su esposa Vera, de 72 años.

Esta pareja de ancianos, de acuerdo con la Fiscalía, fueron atacados en 2004 por Mills con un martillo, un machete y una herramienta para neumáticos en su casa.

Tres años después, un jurado condenó a Jamie Mills por asesinato capital y, posteriormente, votó 11-1 a favor de la pena de muerte que le impuso un juez.

Kay Ivey, gobernadora de Alabama, se refirió a la ejecución en un comunicado: “Esta noche, dos décadas después de cometer estos asesinatos, Jamie Mills ha pagado el precio de sus atroces crímenes. Rezo por las víctimas y sus seres queridos”.

El Departamento Correccional de Alabama señaló que Mills tuvo un final de vida tranquilo, recibiendo llamadas, visitas y una última comida placentera.

"El 29 de mayo de 2024, Mills recibió 6 visitas y 6 llamadas telefónicas", decía el comunicado del departamento. "El 30 de mayo de 2024, recibió 6 visitas, no hizo llamadas telefónicas, aceptó su bandeja de desayuno y tuvo una comida final de mariscos".

De acuerdo con la agencia AP, al comienzo de la ejecución, Mills puso su pulgar hacia arriba en un gesto hacia los miembros de su familia que observaban la ejecución desde una sala de testigos. Más tarde, señalándolos, dijo: “Los quiero”.

Asimismo, varios familiares de las víctimas presenciaron la ejecución y señalaron que, veintes años después de los asesinatos, finalmente se hizo justicia.

“Ahora nuestra familia puede poner fin al atroz crimen que cometió y nuestros queridos abuelos pueden descansar en paz. Que esto sirva de lección para aquellos que creen que la justicia no les encontrará. Esperemos que esto evite que otros cometan crímenes en el futuro. Que Dios nos ayude a todos”, señalaron en un comunicado las familias Hill y Freeman.