Video: un terrorista palestino confiesa haber violado a una mujer el 7 de octubre

El Ejército israelí difundió el video de un interrogatorio en el que un miembro de la Yihad Islámica también reconoce haber asesinado a civiles durante la masacre perpetrada en el sur de Israel.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) publicaron un video impactante de un interrogatorio a un terrorista palestino que participó en la masacre el 7 de octubre y confesó haber violado a una mujer israelí y asesinado a civiles.

Su crudo relato contradice a aquellos que niegan las atrocidades cometidas durante el horrendo ataque perpetrado por Hamás y otras organizaciones terroristas palestinas.

El hombre interrogado, Manar Mahmoud Muhammad Qassim, de 28 años, pertenecía al grupo terrorista Yihad Islámica Palestina. Fue capturado a principios de marzo por las FDI en Jan Yunis, Franja de Gaza. 

Durante el interrogatorio, Qassim describió en detalle y con una impresionante frialdad todas las atrocidades que cometió el 7 de octubre.

Qassim describió cómo cruzó la valla e ingresó al territorio israelí armado con una pistola y dos granadas, junto con otro terrorista que recibió un disparo en la cabeza.

Luego, entró en la casa más cercana que encontró. “Al principio no había nadie. Después ingresé a una habitación, donde había una persona que estaba muy asustada. Ella me dijo ‘Ayúdame’, y la arrojé al sofá”, relató el terrorista. Y añadió: "No tenía el pelo muy largo, normal, y era delgada. Vestía una falda azul, una camisa blanca y calzaba sandalias".

El agente presionó a Qassim para que brindara más detalles de lo que había hecho. "El diablo se apoderó de mí. La acosté, comencé a desvestirla e hice lo que hice", expresó el terrorista. “¿Qué hiciste?”, preguntó el israelí. “Me acosté con ella”, respondió Qassim. “No te acostaste con ella, ¿qué hiciste?”, insistió el agente. “La violé”, confesó el terrorista.

Qassim señaló que la víctima lo empujó y que el ataque duró alrededor de dos minutos “porque dos hombres entraron por la fuerza y ​​escuchamos gritos. No sé si fue su madre o quién".

Qassim explicó que los hombres que habían ingresado a la habitación vestían uniformes de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, un grupo terrorista vinculado al movimiento Fatah, del presidente de la  Autoridad Palestina Mahmud Abás. Ellos, prosiguió Qassim, "tomaron a la madre de la muchacha, la trajeron y la pusieron a su lado, y ellas comenzaron a consolarse mutuamente”. Luego, añadió el terrorista, ambos hombres se llevaron a la joven y a su madre y él permaneció en la habitación. 

Las FDI aún no han revelado qué sucedió con ambas mujeres, por lo que se desconoce si fueron secuestradas o asesinadas.

El terrorista explicó además cómo asesinó a al menos un israelí. Durante su declaración, manifestó que luego de violar a la mujer quiso regresar a Gaza, y comenzó a escuchar disparos en las casas vecinas. Mientras se dirigía a la Franja se encontró con israelíes y mató al menos a uno de ellos. "Saqué un arma, disparé a uno y cayó al suelo. Uno se escondió y el otro... Luego lancé una granada y abandoné la comunidad”, sostuvo.

El agente israelí preguntó si las personas a las que disparó vestían uniformes militares o ropa de civil, y el terrorista respondió que se trataba de civiles.

Este interrogatorio se suma a muchos otros testimonios sobre la grave violencia sexual ejercida por terroristas de Hamás contra mujeres israelíes para sembrar el terror entre la población de Israel. 

Recientemente, Amit Sosna, una mujer israelí que estuvo secuestrada en Gaza, reveló en una entrevista otorgada al New York Times que el terrorista que la vigilaba abusó sexualmente de ella.

Además, Pramila Patten, representante especial sobre la Violencia Sexual en Conflictos de la ONU, confirmó que existen pruebas de agresiones sexuales que se llevaron a cabo durante la masacre del 7 de octubre, y se cree que aún siguen sucediendo.