Una investigación rusa convierte a las Islas Malvinas en "el inmueble más valioso del planeta" 

La investigación descubrió la mayor reserva de petróleo del mundo, equivalente a 10 veces la producción de 50 años en el Mar del Norte, el doble de las existencias de Arabia Saudita.

Una filtración mediática puso en alerta a las principales potencias del mundo. A través de las redes oficiales de los BRICS, Rusia filtró información sobre una investigación científica realizada en la Antártida por el buque Alexander Karpinsky, que opera la empresa rusa Rosgeo. La investigación habría descubierto la mayor reserva de petróleo del mundo. Se estima que el hallazgo equivale a 10 veces la producción de 50 años en el Mar del Norte y el doble de las existencias de Arabia Saudita.

El descubrimiento se sitúa en un área comprendida entre el Polo Sur hasta la Península Antártica y el Mar de Weddell, situado en el Territorio Antártico Argentino, donde recientes estudios también han identificado reservas de petróleo y gas de gran envergadura. Esta zona tiene también reclamaciones de Chile y Reino Unido, de manera tal que la información generaría nuevas controversias a la disputa por la soberanía de las Islas Malvinas (conocidas en Gran Bretaña como Falkland Islands), las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur.

La noticia ha generado muchas suspicacias en todo el mundo, dado que se teme que la actividad de Rusia vulnere el Tratado Antártico, el acuerdo internacional firmado en 1959 por doce países, que entró en vigencia en 1961 suspendiendo por 40 años las controversias sobre reclamos de soberanía en el continente. El acuerdo ha sido clave para preservar a la Antártida libre de conflictos geopolíticos. Rusia insistió en que se mantendrá dentro del Tratado Antártico que regula las relaciones internacionales en el continente y que establece que la Antártida debe utilizarse exclusivamente para fines pacíficos, prohibiendo expresamente la militarización. Aunque el tratado sí permite la “investigación científica” en materia de recursos minerales, que es la actividad paraguas bajo la que opera Rusia.

Visiblemente preocupado, el medio británico The Telegraph, aseguró que "el próximo paso" del Kremlin será "involucrar a Argentina" en función del reclamo territorial que el país tiene contra Gran Bretaña. Según el diario, Vladimir Putin brindaría "asistencia diplomática y militar" en la disputa por la soberanía de Malvinas y, ante ese escenario, Telegraph plantea que su país no tiene "con qué" defenderse ya que sostiene que "La Royal Navy se encuentra en un punto bajo, y tanto el número de cascos como de personal crean tensión en todo momento".

El tema habría sido puesto sobre la mesa en el Parlamento británico la semana pasada, en tanto que el Gobierno argentino, que conoce los datos sobre las reservas energéticas, se ha mantenido en reserva respecto de la filtración informativa. Pero The Telegraph ha ido más lejos, al insinuar que las Islas Malvinas se han vuelto "el inmueble más valioso del planeta", y al advertir que Putin podría "causar problemas" en la región. En definitiva, el hallazgo que podría redefinir el futuro energético del mundo, se acaba de transformar en un potencial foco de conflicto en la Antártida.