Una investigación desmiente que haya hambre en Gaza 

El estudio, realizado por académicos israelíes, señala que la ayuda alimentaria llevada a la Franja a través de Israel cumple con los estándares internacionales.

Un nuevo estudio realizado por investigadores israelíes de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Ben Gurión, demuestra que la ayuda humanitaria entregada a los residentes de la Franja de Gaza a través de Israel cumple con los estándares internacionales, según señaló el periódico israelí Ynet.

Los resultados del estudio, que se basó en datos sobre la transferencia de asistencia en el período comprendido entre enero y abril de 2024, contrastan con la profunda preocupación expresada por la comunidad internacional respecto de una grave crisis humanitaria en la Franja de Gaza, que podría derivar en hambrunas.

Este miércoles, la ONU presentó un informe en que indica que alrededor de 1,000,000 de palestinos podrían sufrir de hambre severa a mediados del próximo mes, si los combates continúan. El reporte apunta además contra lo que describió como restricciones a la ayuda y el colapso del sistema alimentario.

El estudio, liderado por el profesor Aharon Troen, de la Facultad de Ciencias de la Nutrición de la Facultad de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y la doctora Dorit Nitzan, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Ben Gurión, refuta a aquellos que afirman que en Gaza hay hambruna y una grave crisis humanitaria.

Entre otras cosas, los resultados muestran que en el período de enero a abril del corriente año se produjo un aumento continuo del 53% en la cantidad de alimentos transportados a Gaza. Además, se comprobó que la comida llevada por Israel a la Franja cumplía con los requisitos de seguridad nutricional per cápita, según lo estipulado en los Sphere Standards, el estándar internacional reconocido respecto de la nutrición de las poblaciones desfavorecidas en zonas de guerra.

El Coordinador de Operaciones Gubernamentales en los Territorios, el organismo israelí dedicado a coordinar cuestiones civiles entre el Gobierno de Israel, las FDI, organizaciones internacionales, diplomáticos y la Autoridad Palestina, permitió la entrada de 14.916 camiones que transportaron 227.854 toneladas de alimentos a la Franja de Gaza, lo que representa un promedio de 3.729 camiones por mes, es decir, 124 por día.

El estudio indica además que el peso de los envíos de alimentos a la Franja aumentó un 57% desde enero a abril. En cuanto a los productos en sí, en el mismo período de tiempo se registraron incrementos significativos en los envíos de grupos de alimentos específicos como frutos secos y semillas (un aumento del 1.435%), frutas (2.851%), verduras (2.657%), lácteos y huevos (934%), patatas (662%), y pollo, pescado y carne (97%).

La investigación subraya además que la disponibilidad nutricional promedio por persona por día fue de 3.374 calorías; 101 gramos de proteínas (12,1% de la energía), 80,6 gramos de grasas (21,5% de la energía) y 25,2 miligramos de hierro. Estos datos cumplen con los Sphere Standards y con las recomendaciones para la ingesta nutricional diaria para las necesidades de la población.

"Israel cumple con su compromiso de permitir la transferencia de ayuda nutricional adecuada a la población de Gaza"

La doctora Dorit Nitzan afirmó que "a pesar de estos hallazgos, se debe seguir evaluando la distribución de alimentos entre la población y su acceso a los recursos de ayuda. Es importante que este trabajo siga guiándose por datos fiables y transparentes para garantizar una asistencia nutricional adecuada y cuidar la salud de los ciudadanos de Gaza".

El profesor Aharon Troen explicó que "la mejor manera de garantizar la nutrición de los ciudadanos y responder a las quejas contra Israel es a través de hechos y datos fiables. Nuestros hallazgos muestran claramente que Israel cumple con su compromiso de permitir la transferencia de ayuda nutricional adecuada a la población de Gaza". Y concluyó: "Los resultados de nuestra investigación enfatizan la importancia de utilizar información establecida y datos empíricos en lugar de acusaciones infundadas, para garantizar el éxito de los esfuerzos humanitarios, especialmente cuando se trata de situaciones delicadas en zonas de conflicto. El seguimiento continuo de los acontecimientos sobre el terreno es esencial para que todas las agencias humanitarias puedan seguir proporcionando y distribuyendo la ayuda necesaria a la población".