Un funcionario israelí afirma ante el Parlamento que los rehenes fueron drogados para parecer felices en los vídeos

El doctor Hagar Mizrahi se refirió a fármacos como el clonazepam, que Hamás habría administrado a los secuestrados para contener su comportamiento frente a las cámaras cuando los liberaban.

La Comisión de Sanidad de la Knesset, el parlamento de Israel, escuchó este martes el testimonio de un funcionario del Ministerio de Sanidad israelí que afirmó que los rehenes fueron drogados para los videos de sus liberaciones.

De acuerdo con lo que el funcionario dijo ante la Comisión, los secuestrados recibieron dosis de tranquilizantes químicos cuando Hamás los entregó a la Cruz Roja, bajo la atenta mirada de las cámaras.

Según aseguran las conclusiones expuestas ante la Knesset, la administración de los fármacos afectó en el comportamiento y apariencia de los rehenes. Los medios israelíes reportan que debido a esto, los cautivos tenían una apariencia dócil y extraña en relación a sus captores.

La actitud, los gestos y la apariencia de los secuestrados a la hora de ser liberados fue objeto de análisis por parte de los medios de comunicación desde la aparición de las primeras imágenes. En otra narrativa, algunos medios sugirieron que los rehenes fueron forzados por Hamás a mantener caras sonrientes y a saludar siempre a la cámara. De esta forma, se acusa a la organización terrorista de haber aprovechado cada liberación de cautivos como una oportunidad para dar buena imagen, como si ellos mismos no fueran los secuestradores.

Ante la Comisión de la Knesset, el doctor Hagar Mizrahi, con cargo de responsabilidad en el Ministerio de Sanidad, se refirió a varios fármacos como el Clonazepam y sus sucedáneos y alternativas que se comercializan en Israel y Oriente Medio.

Mizrahi no reveló si la presencia de los fármacos en el organismo de los rehenes rescatados fue detectada por análisis de sangre o por cualquier otro método. Tampoco se especificó a cuantos y en que medida estas drogas habrían sido aplicadas.