Reino Unido prohíbe las prescripciones privadas de bloqueadores de pubertad a menores de edad

Los médicos privados británicos y europeos no podrán recetar tratamientos hormonales a nuevos pacientes que no hayan alcanzado la mayoría de edad.

El Gobierno británico introdujo nuevas limitaciones a la prescripción y el suministro de hormonas supresoras de la pubertad a menores de 18 años.

La prohibición, emitida el miércoles, abarcará a prescripciones firmadas por médicos privados en el Reino Unido como en 31 países europeos, desde Portugal hasta Finlandia. Entrará en vigor el lunes 3 de junio y durará tres meses.

"Los pacientes a los que un prescriptor británico ya haya prescrito estos medicamentos para estos fines podrán seguir accediendo a ellos", explicaron las autoridades al anunciar la medida. "También seguirán estando disponibles para los pacientes que reciban los medicamentos para otros usos, de un prescriptor registrado en el Reino Unido".

Victoria Atkins, encargada de la cartera de Salud del Gobierno, celebró la medida en redes sociales, destacando que incluía también a "prescriptores extranjeros". "Nuestros hijos merecen una asistencia sanitaria compasiva, atenta y cuidadosa, y eso es lo que ofrecería un Gobierno conservador", añadió en clave electoral.

El Servicio Nacional de Salud (NHS) dejó de recetar el uso de bloqueadores de pubertad para menores tras un reporte sobre los efectos nocivos de este tipo de tratamientos. La investigación, recogida en el reporte Cass, asegura que no hay pruebas suficientes sobre los resultados a largo plazo de los tratamientos trans.

Sus resultados avivaron la discusión en el país, llevando también a que la única clínica de identidad de género de Escocia anunciase en abril que no facilitaría tratamientos hormonales a pacientes menores de edad.