“Quiero a todos los blancos muertos”: un hombre apuñaló a dos turistas adolescentes sudamericanas en la Grand Central de NYC

El sospechoso, de acuerdo con fuentes policiales, había tenido 17 detenciones previas.

Durante la mañana de Navidad, dos chicas adolescentes, ambas turistas provenientes de Sudamérica, fueron apuñaladas por un hombre de 36 años con antecedentes mientras comían en la Grand Central Terminal de Nueva York junto con sus padres.

De acuerdo con la cadena local WABC, las dos chicas, de 14 y 16 años, sufrieron el ataque a las 11:30 del lunes.

Según medios locales, como ABC Color, las dos jóvenes son de nacionalidad paraguaya.

Fuentes policiales afirmaron que el hombre, antes del ataque, gritó “Quiero a todos los blancos muertos”.

La chica de 16 años fue apuñalada en la espalda y el ataque provocó una herida en un pulmón. La joven de 14 años sufrió una apuñalada en el muslo. Ambas fueron trasladadas al Hospital Bellevue donde se determinó que no corren peligro de vida.

El sospechoso, Steven Hutcherson, de 36 años y vecino del Bronx, tuvo una disputa verbal con el personal del café Tartinery, que le dijo que no podía sentarse en la zona del restaurante.

“Al parecer, Hutcherson hizo declaraciones acerca de que las víctimas podían sentarse allí. Las autoridades dicen que entonces sacó un cuchillo y apuñaló a las dos chicas”, reportó la WABC.

Los oficiales del Departamento de Policía de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) respondieron al momento del ataque saltando de sus puestos. Hutcherson se entregó prácticamente de inmediato, soltando el cuchillo al piso.

El hombre fue acusado de delitos graves de intento de asesinato, agresión, posesión criminal de un arma, delito menor de poner en peligro el bienestar de un niño y está siendo investigado por posibles cargos de delito de odio por el grito que realizó antes de cometer el ataque contra las jóvenes.

De acuerdo con el reporte, el sospechoso había tenido 17 detenciones previas y tanto la MTA como la Policía de Nueva York lo tienen registrado como una persona mentalmente perturbada que había sido detenido dos veces en los últimos seis meses.

El alcalde de la ciudad, el demócrata Eric Adams, reaccionó al trágico evento diciendo que la seguridad en el metro ha mejorado, pero que estos ataques de alto perfil generan una sensación de inseguridad en toda Nueva York.

“Cada vez que se producen incidentes en estos lugares de alto perfil, se transmite la sensación de que la gente no se siente segura, por eso tenemos que asegurarnos de que nos centramos en ello, hacemos las detenciones lo antes posible y nos aseguramos de que sacamos de las calles a los delincuentes reincidentes”, afirmó el alcalde.