Perseguidos del equipo de María Corina Machado cumplen 50 días asilados en la embajada argentina en Caracas y el salvoconducto sigue en suspenso

Paradójicamente, el régimen de Maduro lidera una campaña internacional solicitando el salvoconducto para el exVP de Ecuador, Jorge Glas.

Este 9 de mayo se cumplieron 50 días desde que el régimen de Nicolás Maduro arreció la persecución contra una parte estructural del equipo de la líder opositora María Corina Machado, lo que provocó que varios de los integrantes acudieran a la embajada argentina a solicitar refugio.

Varias semanas luego de que la jefa de campaña y cofundadora del partido de Machado, Magallí Meda; el coordinador internacional, Pedro Urruchurtu; la coordinadora de comunicaciones, Claudia Macero; el exdiputado y líder del partido, Omar González; y el colaborador Humberto Villalobos se refugiaran, se puso sobre la mesa la posibilidad de que el régimen de Nicolás Maduro les permitiera un salvoconducto. No obstante, la promesa no se ha cumplido.

Paradójicamente, como destacó en X el expresidente boliviano Tuto Quiroga, el régimen de Maduro hoy por hoy está liderando una causa, junto a sus homólogos de extrema izquierda en la región, para exigir un salvoconducto al exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, quien se encontraba refugiado en la embajada mexicana en Quito hasta que el presidente ecuatoriano Daniel Noboa lo detuvo por la fuerza, violando la sede diplomática.

Quiroga recuerda que el régimen de Nicolás Maduro, al negar el salvoconducto, está violando, desde Caracas, la Convención de Caracas, que establece las condiciones de la solicitud y la garantía del asilo político.

En el Artículo IX, la Convención establece que tanto el Gobierno territorial como el asilante, deberán respetar la "determinación [del asilado] de continuar el asilo o exigir el salvoconducto".

"El Gobierno del Estado territorial puede, en cualquier momento, exigir que el asilado sea retirado del país, para lo cual deberá otorgar un salvoconducto y las garantías", reza el artículo XI.

El Gobierno argentino, presidido por Javier Milei, ha insistido en las negociaciones para conseguir el salvoconducto para sus asilados. Asimismo, ha expresado un apoyo contundente a quienes se encuentran refugiados y al resto del equipo de María Corina Machado.

Cuando el Gobierno de Noboa en Ecuador irrumpió en la embajada mexicana para detener al exvicepresidente Glas, uno de los primeros jefes de Estado regionales en condenar la decisión fue Nicolás Maduro, quien acentuó que, por asilado, Glas merecía respeto.

No obstante, en términos domésticos, el régimen de Maduro ha acosado e irrespetado la condición de asilados de los perseguidos políticos.

A finales de marzo, ya con el equipo de Vente refugiado, el Gobierno de Milei denunció que el régimen chavista asediaba la residencia de su embajador en Caracas, tras cortarle la energía por varias horas y rodearla con agentes chavistas.