Netanyahu advierte a Hezbolá: "Estamos preparados con una respuesta extremadamente potente"

Los últimos ataques del grupo chiita desde el Líbano provocaron graves incendios en la región norte de Israel, de la que más de 70.000 civiles han sido desplazados por los repetidos bombardeos.

Después del último episodio de tensión bélica en la frontera entre Israel y Líbano, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró que su país está preparado para una respuesta "extremadamente potente" contra su vecino del norte. El condicionante para dicha respuesta serían los ataques seguidos de las milicias de Hezbolá contra el norte de Israel.

Las declaraciones de Netanyahu se dieron durante una visita a la base militar Gibor, en Kiryat Shmona. Toda esta región está evacuada y bajo control de las IDF. Cerca de 80.000 civiles fueron desplazados al inicio de la guerra en octubre de 2023 debido a los repetidos ataques con cohetes de Hezbolá contra la frontera norte.

"Quien piense que puede hacernos daño y que nos quedaremos de brazos cruzados está muy equivocado", aseguró Netanyahu durante su visita a la zona. "Estamos listos para una operación muy intensa en el norte. De una forma u otra, restauraremos la seguridad en el norte", añadió.

La visita y las advertencias de Netanyahu se dan después de los últimos ataques contra la región norte, que fueron particularmente destructivos. Dichos ataques con cohetes del grupo Hezbolá provocaron graves incendios en la región norte que ardieron durante varios días.

Seguido de esto, un pistolero atacó la embajada de Israel en Beirut, Líbano, este miércoles. El ataque no causó víctimas mortales. De acuerdo con los servicios libaneses, el atacante es un hombre sirio que murió a menos de las fuerzas del orden que intervinieron en el lugar tras el ataque.

Presión política sobre Netanyahu

La seguridad en la región norte de Israel es uno de los puntos débiles para el actual Gobierno de concentración israelí. Junto con la cuestión de los rehenes, es uno de los problemas internos para Benjamín Netanyahu. Las más de 70.000 personas civiles evacuadas piden volver a sus hogares.

Los socios de Gobierno de Netanyahu también presionan a Netanyahu para darle una solución al problema de seguridad en el norte. Dicha presión acrecentó este miércoles hasta el punto en el que Poder Judío, la formación de Itamar Ben Gvir, abandonó la coalición de Gobierno con el partido Likud, asegurando que Netanyahu les oculta información acerca de las negociaciones con Hamás por la liberación de los rehenes.