Luis Abinader, reelecto como presidente de República Dominicana en primera vuelta

Sus adversarios, Leonel Fernández y Abel Martínez, no lograron avanzar a la segunda vuelta como se habían propuesto.

(AFP) El presidente dominicano Luis Abinader fue reelecto este domingo para un segundo mandato de cuatro años, un espaldarazo a su manejo de la economía y sus duras políticas hacia la migración haitiana.

Los dos países comparten la isla caribeña de La Española, pero existe un fuerte contraste entre laRepública Dominicana, más próspera, y su empobrecido vecino, sumido en el caos y la violencia de las pandillas criminales que controlan buena parte de su territorio.

Con poco más del 21% de los votos escrutados, su principal rival, el expresidente Leonel Fernández, reconoció su derrota y felicitó a Abinader.

"Soy y seré el presidente de todos las dominicanas y los dominicanos", dijo Abinader en un discurso ante centenas de seguidores en su comando de campaña en Santo Domingo. "El pueblo ha hablado con claridad... asumo la confianza que he recibido y la obligación de no defraudar. ¡No les fallaré!".

Abinader concentraba el 59,05% de los votos, 30 puntos por delante de Fernández, con 27%, según los resultados parciales.

Abel Martínez marchaba tercero con el 10,76%. Los otros seis candidatos apenas superaban en conjunto el 3% del total.

Cuatro años más, cuatro años más!", coreaban seguidores del presidente, que evita una segunda vuelta.

"Vamos arriba"

Más de 8 de los 11,2 millones de dominicanos fueron llamados a las urnas para este proceso donde también se renueva el Congreso.

"Voté por Abinader... en realidad ha hecho un buen gobierno", dijo a la AFP María Ramona Antonio, una odontóloga de 74 años. "El turismo mira cómo va, que es la mejor fuente de trabajo para nosotros... las carreteras construidas, aquellas personas necesitadas que ahora tienen un seguro de salud", acotó.

El Partido Revolucionario Moderno (PRM) de Abinader -que arrasó en las elecciones municipales de febrero- debe obtener un buen resultado también en el Senado y la Cámara de Diputados, coinciden expertos.

"Feliz, contenta, estamos barriendo, vamos arriba", celebró Joney Dotel, una psicóloga de 38 años, en la sede del PRM. "El país sigue con el cambio, está a favor de la democracia, seguimos avanzando".

"Sabíamos que esto iba a pasar, me siento muy feliz por eso, las votaciones fueron muy cívicas", dijo de su lado Mary Pimentel, una trabajadora informal de 44 años.

Haití

Abinader goza de una aprobación de 70%, en parte por su dura política hacia la migración haitiana, que prometió mantener en un eventual segundo mandato.

Desde que llegó al poder, aumentó las redadas migratorias y multiplicó las deportaciones, levantó un muro en parte de la frontera y cerró la migración desde el vecino país.

Abinader "tiene que poner unas leyes más rudas con los migrantes", dijo Pedro Núñez, de 57 años, también en el comando. "Cero haitiano en este país".

Abinader se felicita asimismo por los logros económicos de su administración: habla de alto crecimiento, inflación "dentro del rango" y bajo desempleo. El Banco Mundial proyecta un alza de 5% del PIB al cierre del año, igual que el FMI, que destaca el "potencial" del país "para convertirse en una economía avanzada" en las próximas décadas.

"Anomalías"

El Partido Fuerza del Pueblo (PF), de Fernández, y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), donde el expresidente militó antes, denunciaron "compra masiva" de votos desde el oficialismo.

Es una vieja práctica de la política dominicana: a cambio del voto, los partidos pagan unos 500 pesos (8 dólares) o entregan un plato de comida.

Abinader llegó al poder con un discurso anti-corrupción. Uno de sus ministros aseguró el domingo que las elecciones fueron limpias.

"Estas elecciones han sido la que mayor participación de observadores internacionales han tenido", afirmó Deligne Ascención, ministro de Obras Públicas y Comunicaciones y secretario nacional del PRM. Se refería a los 400 observadores extranjeros que acompañaron los comicios, incluida una misión de la OEA.

La Junta Central Electoral informó que no ha recibido ninguna denuncia formal de compra de votos.