Las inundaciones dejan más de 40 muertos en Indonesia

Las fuertes lluvias provocaron el flujo de lava fría por la ladera del volcán Marapi.

(AFP / VOZ MEDIA) Al menos 41 personas murieron este fin de semana en el oeste de Indonesia por las inundaciones y el flujo de lava fría de un volcán, anunció el lunes una agencia local de gestión de desastres.

Las fuertes lluvias que duraron varias horas en dos distritos de la isla de Sumatra hicieron caer el sábado grandes rocas volcánicas por la ladera del Marapi, uno de los volcanes más activos de Indonesia, mientras el agua inundaba carreteras y viviendas.

"Hasta anoche había 37 víctimas fallecidas (...) Pero esta mañana ha vuelto a augmentar y la cifra llegó a 41 ", dijo a la AFP Ilham Wahab, de la agencia de gestión de desastres de Sumatra Occidental. Algunos medios locales aumentan la cifra de muertos hasta al menos 43.

Los socorristas también buscan a 17 desaparecidos, tres en el distrito de Agam y 14 en el de Tanah Datar, las dos áreas más afectadas por las inundaciones y donde viven cientos de miles de personas.

Según Abdul Malik, jefe de la agencia de búsqueda y rescate de Pandang, la capital provincial, los cuerpos recuperados incluyen a dos niños, uno de tres años y otro de ocho.

El gobernador de Sumatra Occidental, Mahyeldi Ansharullah, dijo el lunes que unas 130 personas han sido evacuadas a una escuela primaria en Agam, mientras que más de 2.000 fueron evacuadas a varios lugares en Tanah Datar.

Las carreteras de ambos distritos se convirtieron en ríos, con mezquitas y casas dañadas. Las fuertes lluvias inundaron vecindarios enteros y arrastraron vehículos a un río cercano, mientras que las cenizas volcánicas y grandes rocas cayeron del Marapi. La lava fría, también conocida como lahar, está formada por material volcánico como cenizas, arena y guijarros que la lluvia arrastra.

En 2022, cerca de 24.000 personas fueron evacuadas y dos niños murieron en inundaciones en la isla de Sumatra. La última gran erupción del Marapi tuvo lugar en diciembre y arrojó cenizas a unos 3.000 metros hacia el cielo. Al menos 24 escaladores, la mayoría estudiantes universitarios, murieron en la erupción.