fbpx

La mayoría de americanos respalda el envío de inmigrantes a las 'ciudades santuario'

La mitad de los estadounidenses cree además que el Departamento de Justicia debería actuar contra las ciudades o estados que brindan refugio a los ilegales.

Más de la mitad de los americanos aprueba programas como el del gobernador de Texas Greg Abbott para trasladar a los inmigrantes ilegales de su estado fronterizo a ciudades santuario como Chicago, Nueva York y Washington, D.C.

La última encuesta de Rasmussen Reports reveló que el 52% de los estadounidenses aprueba la política de Abbott. Además, el 50% de los votantes cree que el Departamento de Justicia debería emprender acciones legales contra las llamadas ciudades o estados santuario, que proporcionan en teoría ayuda y refugio a los ilegales. En 2017, recueda Rasmussen Reports, esa proporción era mucho menor (42%).

La encuesta se realizó entre los días 12 y 13, justo antes de que Florida enviara dos aviones llenos de inmigrantes a Martha's Vineyard (Massachusetts). Una decisión con la que DeSantis se unió a los gobernadores Gregg Abbott de Texas y Doug Ducey de Arizona en su decisión de enviar ilegales a los estados y ciudades santuario. Antes de Martha's Vineyard;  Washington DC, Nueva York y Chicago fueron los destinos elegidos para el envío de estos transportes.

Los estados fronterizos continarán enviando ilegales a las 'ciudades santuario'

Después, Texas fletó dos autobuses con indocumentados a la residencia de Kamala Harris en Washington D.C. La Casa Blanca condenó estas acciones de reubicación de ilegales por considerarlas "crueles e inhumanas". Por su parte, los estados fronterizos defienden el envío de inmigrantes y lo justifican ante la inacción de la Administración Biden en la crisis migratoria. El gobernador de Texas Gregg Abbot señaló que continuará enviando inmigrantes a las ciudades santuario hasta que el Biden y Harris hagan su trabajo.

También el gobernador de Florida Ron DeSantis arremetió contra la política de ciudades santuario y subrayó que "todas las comunidades de Estados Unidos deberían compartir las cargas", no sólo los estados republicanos. En este sentido, señaló que Florida seguirá facilitando el transporte de ilegales a esos estados que alardean de ser un santuario para los indocumentados.